Nueva York. La agencia calificadora de riesgos Moody’s Investors rebajó este lunes las calificaciones de los bonos del gobierno de Grecia a territorio “basura”, al advertir los riesgos que enfrenta la zona euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el endeudado país.

La entidad rebajó la calificación en cuatro escalones a "Ba1", colocándola un peldaño en la categoría basura. El panorama es estable, según consignó Reuters.

El paquete de rescate "elimina efectivamente cualquier riesgo a corto plazo de una cesación de pagos producto de la falta de liquidez y alienta la implementación de una serie de reformas estructurales creíbles, factibles que tienen una alta posibilidad de estabilizar los requerimientos para cumplir con la deuda en niveles manejables", dijo la analista de Moody's Sarah Carlson.

"Sin embargo, los riesgos macroeconómicos y de implementación asociados al programa son sustanciales y más consistentes con una calificación 'Ba1'", agregó Carlson.

Crecimiento es clave.  Según la analista de Moody’s, las calificaciones crediticias de Grecia dependerán de su futuro crecimiento económico.

Las medidas de austeridad que apuntan a reducir la deuda de Grecia pueden hacer más difícil la expansión de la economía, pero el gobierno está implementando una serie de medidas para abordar la debilidad estructural y económica, dijo Carlson.

"Pueden tener un impacto menos pronunciado sobre el crecimiento a corto plazo, particularmente si esas medidas estructurales parten más rápido de lo que se espera", dijo Carlson, en declaraciones a la agencia Reuters.

"El riesgo más importante (para la calificación de Grecia) es el panorama de crecimiento", agregó.

Incertidumbre bursátil.  Una vez publicado el informe, los mercados globales perdieron las ganancias con las que habían abierto tras un positivo informe industrial de la zona euro.

Las acciones han sido sensibles a los problemas de deuda de Grecia y de otras naciones europeas en los últimos meses, por la preocupación de que los problemas fiscales de la zona del euro perjudiquen la recuperación económica mundial.

Si bien no fue inesperada, la baja de la calificación pesó sobre el mercado, que antes subía por datos que mostraron que la producción industrial de la zona del euro aumentó en abril, en la mayor alza porcentual mensual en casi dos décadas.

La rebaja de la calificación "agarró al mercado un poco con la guardia baja", dijo Nick Kalivas, analista de índices de acciones senior de MF Global en Chicago. "El mercado aún está muy sensible a esos eventos y la gente es muy cauta", añadió.