Ciudad de México. Los hogares mexicanos contribuirán de forma modesta en la lenta recuperación de la economía del país en el 2020, aunque su aportación podría ser superior a la declinante inversión, consideró la calificadora Moody´s Investors Service.

En un reporte sobre el consumidor mexicano, la agencia pronosticó un crecimiento económico para México del 1,0% en 2020 y del 2,1% en el 2021, desde la caída del 0,1% de 2019.

"Desde mediados de 2019, la confianza del consumidor se redujo, como reflejo de la fuerte desaceleración de la economía, así como de las medidas de austeridad del gobierno que han resultado en gastos más bajos de lo esperado", indicó el senior vicepresidente de Moody´s, Gersan Zurita, uno de los autores.

"La inversión y el consumo del gobierno han sido un lastre para la economía mexicana, mientras que el consumo privado aporta más de dos tercera partes de la actividad económica", agregó.

Según el reporte de Moodys, la baja confianza del consumidor y el lento crecimiento del empleo limitan la demanda de vivienda, la cual permanecerá débil en el futuro previsible.

Según el reporte, la baja confianza del consumidor y el lento crecimiento del empleo limitan la demanda de vivienda, la cual permanecerá débil en el futuro previsible.

Por su parte, el empleo, otro factor determinante en la demanda de vivienda, continúa creciendo pero ha comenzado a desacelerarse, añadió el texto.

El desempeño del sector manufacturero y del turismo también podría afectar la demanda de vivienda, dijo Moody´s.

Como compensación, las remesas provenientes de Estados Unidos seguirán apoyando el consumo de los hogares, especialmente en lo que respecta al segmento de materiales para la construcción, añadió.

"Las remesas de Estados Unidos seguirán siendo cruciales para la demanda del consumidor en ciertos estados mexicanos, pero cualquier disminución en el empleo o en los ingresos en los Estados Unidos, afectarían el consumo", advirtió.

Las remesas a México cerraron el 2019 en un nuevo récord, de US$36.049 millones, un monto mayor en un 7% contra lo registrado el año precedente, de acuerdo con información publicada el pasado 4 de febrero por el central Banco de México (Banxico).