México.- La economía mexicana verá un impacto limitado por los problemas recientes en el abasto de combustibles, aunque sí afectará a algunos sectores, consideró hoy viernes la calificadora Moody's Investors Service.

En un reporte especial, la agencia dijo que hasta ahora continúa proyectando un crecimiento del 2,2% para la economía mexicana en 2019.

"Al igual que los efectos de otros choques transitorios, como huelgas, pandemias y fenómenos naturales, el impacto de la escasez de combustible en la actividad económica se normalizará a lo largo del año", precisó Moody's.

"Del mismo modo, es poco probable que la crisis tenga un efecto significativo en las cuentas fiscales y externas del país", agregó.

Sin embargo, una escasez prolongada podría alterar la logística para las compañías mexicanas que dependen de las cadenas de distribución y suministro. 

Pese a ello, la mayoría de dichas empresas son grandes y están bien diversificadas, con operaciones fuera del centro de México, lo que compensaría los problemas de abasto por los que atraviesa el país desde finales de diciembre.

"Los suministros del combustible diésel que consumen muchos camiones se han mantenido más estables que para la gasolina durante la crisis actual", dijo Moody's.

"Algunas grandes empresas manufactureras, con operaciones significativas en el área afectada, obtienen sus materias primas en tren", resaltó. La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que asumió el mes pasado, comenzó a finales de diciembre un plan para terminar con el robo de combustibles que ha crecido en los últimos años.

La medida ha provocado algunos problemas de abasto de gasolinas para el consumidor en algunas zonas del país, ya que la distribución de los hidrocarburos se cambió de los ductos a la vía terrestre con carros tanque, en una situación que el gobierno ha dicho será transitoria.

De acuerdo con estimaciones del nuevo gobierno, la economía mexicana podría crecer entre el 1,5 y 2,5% en el 2019, desde un 2,3% en 2018.