Ciudad de México. Los gobiernos locales y regionales de México tendrán un buen respaldo financiero para enfrentar la desaceleración de la economía, pese a que se ha debilitado el grado de "predictibilidad" de las políticas económicas, dijo este jueves la calificadora Moody's Investors Service.

En un reporte especial, la agencia señaló que la economía mexicana enfrenta "perspectivas económicas difíciles", con un crecimiento previsto del 1,2% en 2019 y 1,5% en 2020, por debajo del 2,0% del año pasado.

No obstante, los recursos que la federación destina a los estados y municipios crecerán en un rango de 6% a 8%, cuya mayoría se dirige a cubrir los gastos de salud y educación, agregó. 

"Dada su importancia social, es difícil que el gobierno federal recorte estos servicios", precisó la calificadora.

Moody's, junto a otras calificadoras de riesgo, ha advertido que la nota crediticia de México puede reducirse debido a los problemas de deuda que enfrenta la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), que ha registrado un declive en la producción de crudo.

De 2014 a 2018, las participaciones a los gobiernos locales tuvieron un crecimiento promedio del 9,5%, correspondiente con un alza real promedio del Producto Interno Bruto (PIB) del 2,6%.

El presupuesto mexicano para este año, el primero en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, incluye 920.000 millones de pesos en participaciones (unos US$48.400 millones), lo cual representa un aumento del 9% con respecto a 2018.

Moody's indicó que el marco institucional de México es "sólido", y prevé que continúe así en los próximos 12 a 18 meses.

Sin embargo, la agencia consideró que el grado de predictibilidad y efectividad de las políticas económicas en México se ha debilitado. 

"Por consiguiente, no podemos descartar cambios repentinos e inesperados en el marco institucional de México", agregó.

Moody's, junto a otras calificadoras de riesgo, ha advertido que la nota crediticia de México puede reducirse debido a los problemas de deuda que enfrenta la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), que ha registrado un declive en la producción de crudo y un subsecuente debilitamiento en sus finanzas.

En un comentario enviado por separado, el analista de Pemex de la calificadora, Peter Speer, dijo que el plan de negocios de la petrolera presentado esta semana no cambia la expectativa de Moody's sobre su desempeño financiero y operativo.

"Si su desempeño resulta muy por debajo de lo esperado, pudiéramos bajar la calificación de Baa3 en 2019", dijo el experto.

"Si su desempeño se mantiene básicamente en línea o incluso por arriba de nuestras expectativas, entonces evaluaríamos la perspectiva negativa hacia 2020, de manera consistente con el horizonte de tiempo en el que se evaluará la perspectiva negativa de la calificación soberana de México de A3", agregó.

El gobierno mexicano presentó el martes la estrategia financiera de Pemex 2019-2024, la cual estará enfocada en reducir las aportaciones que hace la empresa a la Federación, con miras a mejorar su capacidad de producción de crudo y sanear sus finanzas hacia 2021.