Lima. Los bancos peruanos tienen la fortaleza para enfrentar los diferentes shocks externos, manifestó la analista senior de Moody's Investor Service, Valeria Azconegui.

En entrevista con el Diario Oficial El Peruano, Valeria Azconegui sostuvo que en un escenario global de tensión comercial entre China y Estados Unidos, grandes entidades como el Deutsche Bank entran en reestructuración.

- ¿Cómo observa el desempeño del sistema bancario peruano?

Durante los últimos dos años hubo una combinación de shocks bastante significativos, políticos, de orden económico, y el Fenómeno de El Niño. Sin embargo, se observa un sistema bancario muy resiliente.

- ¿Podría haber una burbuja hipotecaria?

No se observan fundamentos para una burbuja hipotecaria.

- ¿Los bancos peruanos son demasiado precavidos para otorgar préstamos?

"Desde el punto de vista de capital, si se generara algún shock, se podrá manejar porque los niveles de capital exceden los mínimos regulatorios, que pueden absorber posibles pérdidas esperadas. Nos sentimos cómodos con el nivel de capital de las entidades del Perú". Valeria Azconegui.

Opino que son bastante prudentes y me remito a los números. Al evaluar el nivel de castigo que hace la banca peruana, el nivel de mora y aquellos créditos que son reestructurados, se encuentran cifras muy lógicas. La institución reguladora del Perú utiliza un requerimiento bastante más exigente que la media de la región, porque, de acuerdo con nuestra metodología low performance loan o préstamos morosos, está en incumplimiento aquel que se mantiene impago más de 90 días.

Sin embargo, Perú tiene una medida mucho más restrictiva, 15 días en un tipo de préstamo, 30 días en otro. Las entidades bancarias tienen una política de riesgo moderado, son cautas y eso nos da tranquilidad.

- ¿La banca peruana tiene fortaleza para resistir escenarios de shock externo?

Un índice que analizamos constantemente es la dependencia de fondos de mercado para financiar el negocio. Observamos desde hace unos tres años que, de manera sostenida, sus ratios que miden la fortaleza financiera (Tiers) con respecto a la media de América Latina, o comparados con los de Chile, México, Colombia, Perú utiliza una estructura de fondeo que está mucho más solarizada que en el pasado, lo cual es un evento positivo.

La exposición al fondeo institucional, asimismo, es muy controlada, algo del 6% del total. Otro aspecto es el uso de fondos de mercado sobre el total de los activos, para el caso del Perú es de 13,4% a marzo de este año, en comparación con el 26% que se registró a mediados del 2015. Eso significa que el 26% de los activos se financiaban con emisiones de deuda extranjera o algún tipo de línea exterior de multilaterales.

A marzo del presente año, la media de Latinoamérica era 28% y del Perú, 13,4%. lo cual nos da tranquilidad, hace que la exposición a los shocks externos y al típico riesgo de refinanciación sea mucho más bajo y controlado. Desde el punto de vista de capital, si se generara algún shock de tipo climático, político u otra índole, se podrá manejar porque los niveles de capital exceden los mínimos regulatorios, que pueden absorber posibles pérdidas esperadas. Nos sentimos cómodos con el nivel de capital de las entidades del Perú, en ese sentido, tampoco vemos riesgo.

- ¿Hay espacio en el mercado peruano para que ingresen bancos extranjeros al sector retail?

Vemos que las entidades que calificamos, el BCP, Interbank, Scotiabank y Continental, están muy consolidadas en la banca de personas. El grado de intermediación financiera se incrementó significativamente; pero hay espacio para seguir creciendo. No prevemos la posibilidad de que una nueva entidad ingrese al mercado local para comprar otra ya existente. Los jugadores existentes tienen mucho poder de precio (pricing power) y una posición bastante dominante en el negocio de banca personal, con lo cual no sería fácil.

Impacto de la política de la Fed. Los mercados dan por descontado que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos recortará sus tasas de interés el presente año, ante ello Azconegui prevé que los flujos de capital  se incrementarán a la región en busca de mayor rentabilidad.

“También puede darse la posibilidad de que más emisores aprovechen la oportunidad y vean más perspectivas de crecimiento para su negocio local y decidan realizar emisiones para financiarlas. Lo que entendemos, de cara al consumidor, definitivamente genera un ambiente más propicio para tomar crédito, habrá que ver que no se disparen los niveles de endeudamiento, pero definitivamente va a terminar dinamizando la demanda interna y el consumo”, indicó.

Advirtió también considerar qué tan largo puede llegar a ser este escenario de tasas más bajas.