Buenos Aires. El candidato a presidente en Argentina por el espacio opositor "Frente de Todos", Alberto Fernández, afirmó este lunes que una eventual administración a su cargo desde diciembre próximo no dará lugar a una "economía cerrada" y "no perseguirá inversores".

"No estamos preparando una economía cerrada, con cepo (cambiario), y que sea perseguidora de inversores. Fui crítico de las intervenciones de la economía", dijo el dirigente, jefe de Gabinete entre 2003 y 2008.

En declaraciones a la prensa local, Fernández agregó: "No voy a declarar la cesación de pagos, obvio que voy a pagar. No quiero caer en default de ningún modo. Es muy costoso salir del default".

El dirigente comparte la fórmula presidencial con la ex presidenta Cristina Fernández (2007-2015), binomio que fue el más votado el domingo 11 de agosto en las elecciones primarias.

El "Frente de Todos" sumó el 47,65% de las adhesiones, contra el 32,02% que recogió el oficialista "Juntos por el Cambio", del presidente Mauricio Macri.

"Soy absolutamente realista. Macri dice que yo soy la causa de sus problemas, pero el único responsable de lo que le pasa a la Argentina se llama Mauricio Macri", afirmó el candidato.

Sobre la posibilidad de colaborar con el Gobierno en un contexto de volatilidad de los mercados en el país, Fernández señaló: "Quiero que los argentinos dejen de sufrir, si pudiera hacer algo para que no les pongan más padecimientos lo haría. El diálogo está abierto, pero yo no les quiero mentir a los argentinos: ¿qué puedo hacer yo? Soy solo un candidato, mi lapicera no firma decretos".

"Soy absolutamente realista. Macri dice que yo soy la causa de sus problemas, pero el único responsable de lo que le pasa a la Argentina se llama Mauricio Macri", afirmó el candidato.

El cronograma electoral prevé comicios generales el 27 de octubre próximo.

Para que una fórmula sea declarada ganadora deberá obtener ese día el 45% de los votos válidos o el piso de un 40% con una diferencia de al menos 10 por ciento con la que quede segunda.

A falta de estos resultados, habrá un balotaje el 24 de noviembre compitiendo sólo las dos fórmulas más votadas.

El próximo período presidencial comenzará el 10 de diciembre y se extenderá por cuatro años.