Ciudad de Panamá. El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, anunció que el gobierno construirá un nuevo hospital modular, con 100 camas, para atender pacientes afectados por el COVID-19, así como destinó US$50 millones para las personas afectadas por la falta de ingresos tras cesar sus labores.

El anuncio se hizo luego de emitir un decreto mediante el cual se aplicará un toque de queda en todo el territorio nacional a partir de las 9:00 pm hasta las 5:00 am, a partir de este miércoles. Con esto se busca una contención de virus en todo el país y evitar movimientos innecesarios, aseguró la ministra de Salud Rosario Turner.

El hospital será de tipo modular, es decir, una vez culminado su uso se podrá trasladar a cualquier lugar donde lo necesiten. El ministro de obras públicas Rodolfo Sabonge dijo que el hospital deberá se construído en un término de 30 días y que ya se escogio a la empresa constructora de una lista de tres.

En cuanto a los US$50 millones, estos serán distribuidos mediante libretas que serán entregadas a los ciudadanos que hay cesado labores por consecuencia de las decisiones de Estado al cerrar las operaciones de establecimientos comerciales. Además trabajadores informales también será beneficiados con estos fondos.