Asunción. El Banco Central de Paraguay bajó drásticamente este jueves la estimación de crecimiento de la economía para este año a 1,5% desde su pronóstico de un 3,2% en abril, debido al pobre desempeño agropecuario y a un entorno externo desfavorable.

El ministro de Hacienda, Benigno López, había adelantado en una entrevista con Reuters la semana pasada que la proyección sufriría un recorte importante, aunque aseguró que lo peor de la "tormenta" que enfrentó el país ya pasó.

En diciembre de 2018, el Banco estimó una expansión de un 4,0% para este año.

"El pronóstico se redujo principalmente debido a los factores climáticos adversos, pero también a un entorno externo más complejo, desfavorable, por lo que está ocurriendo en Argentina y Brasil que afecta el comercio", dijo César Rojas, jefe de Estimaciones y Proyecciones del Banco Central.

El sostenimiento de este crecimiento "dependerá del repunte que podamos sentir en este segundo semestre. Esto se debería ver apoyado por las políticas fiscales contracíclicas y también por una política monetaria más laxa", agregó.

La cosecha de soja cayó más de un 20% debido al clima que también afectó la producción de energía eléctrica, la ganadería y la construcción, motores de la economía del pequeño país.

El Gobierno anunció a comienzos de junio que inyectaría más de US$1.500 millones en obras públicas, programas sociales y créditos a la producción para dinamizar el crecimiento.

El Banco dijo este jueves que el sector primario caerá un 3,7% en el 2019, mientras el secundario tendrá una contracción de 0,5%. El sector terciario apuntalará el crecimiento con una expansión de 3,9%, según la entidad. La próxima revisión del PIB 2019 se divulgará en octubre.