Washington. El aumento de los riesgos y la debilidad mostrada por recientes datos económicos no deberían impedir un crecimiento sólido de la economía estadounidense este año, pero la Reserva Federal seguirá "paciente" a la hora de decidir nuevas alzas de tasas de interés, dijo el presidente de la entidad, Jerome Powell.

En un testimonio preparado conocido antes de su audiencia de este martes ante la Comisión de Bancos del Senado, Powell reafirmó el cambio de política efectuado por el banco central de Estados Unidos en enero, citando "señales conflictivas y a contracorriente" que debilitaron la opción de nuevas subidas de tasas e hicieron más incierto un panorama positivo.

"Consideramos las actuales condiciones económicas como saludables y el panorama económico como favorable", dijo Powell en la declaración preparada, proyectando que la economía estadounidense en 2019 "se expandirá a un ritmo sólido, aunque algo más lento que en 2018, y el mercado laboral seguirá fuerte".

La Fed estima que el producto interno bruto habría crecido un poco menos del 3% en 2018. El gobierno de EE.UU. tiene pendiente publicar su informe del PIB del cuarto trimestre, que se retrasó por el reciente cierre parcial del gobierno.

"Algunos datos se han suavizado, pero aún apuntan a ganancias en el gasto en este trimestre", dijo Powell, destacando el conjunto de información a veces contradictorio con el que lidia la Fed al final del año.

Eso incluyó una venta masiva en el mercado mundial, los temores de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, un crecimiento lento entre los principales socios comerciales de EE.UU. y la preocupación de que la propia Fed elevaría las tasas más agresivamente de lo que las condiciones justificaban.

Los datos recientes de ventas minoristas fueron decepcionantes y algunos funcionarios de la Fed temen que la inflación pueda deslizarse, aunque Powell dijo que el banco central todavía siente que el ritmo de los aumentos de precios se mantendrá cerca de su objetivo del 2% después de explicar la influencia temporal de los precios más bajos del petróleo.

El reciente cierre del gobierno por 35 días se sumó a esas preocupaciones de crecimiento en EE.UU., aunque Powell dijo que se espera que haya tenido un impacto "bastante modesto" en la economía general que se "desenrollará en gran medida" en las próximas semanas cuando los trabajadores, por ejemplo, reciban pago atrasado por el tiempo perdido.