Jackson Hole. La economía de Estados Unidos está en un "punto favorable" y la Reserva Federal "actuará como sea apropiado" para mantener la actual expansión económica, dijo este viernes el presidente del banco central, Jerome Powell, en comentarios que ofrecieron pocas luces sobre si el organismo recortará o no sus tasas de interés en su próxima reunión.

El jefe de la Fed, que enfrenta presiones del presidente Donald Trump para recortar las tasas rápido y en una gran magnitud, enumeró una serie de riesgos geopolíticos y económicos que la Fed está siguiendo de cerca. Muchos de ellos, destacó Powell, están relacionados a la guerra comercial con China y otros países.

No obstante, "la economía de Estados Unidos ha seguido desempeñándose bien en general", sostuvo Powell en su discurso de apertura del simposio económico anual de la Reserva Federal.

"La inversión de las empresas y las manufacturas se han debilitado, pero el sólido crecimiento del empleo y el alza de los salarios han estado impulsando un consumo robusto y apoyando un crecimiento general moderado", agregó.

Powell dijo que si las guerras comerciales han trastornado las inversiones y la confianza de las empresas, contribuyendo a "deteriorar" el crecimiento global, la Fed no podría corregir todo eso mediante la política monetaria.

Powell dijo que si las guerras comerciales han trastornado las inversiones y la confianza de las empresas, contribuyendo a "deteriorar" el crecimiento global, la Fed no podría corregir todo eso mediante la política monetaria.

"No hay precedentes recientes para guiar cualquier respuesta política a la situación actual", dijo Powell, y agregó que la política monetaria "no puede proporcionar un libro de reglas establecido para el comercio internacional".

Ante la posibilidad de una fuerte tensión del "Brexit", una desaceleración económica en lugares como Alemania y otros problemas en el extranjero, Powell dijo que la Fed necesitaba "mirar a través" de la turbulencia a corto plazo y centrarse en cómo está Estados Unidos.

Powell señaló que los recortes de tasas en la década de 1990 ayudaron a mantener intacta una expansión.

Pero el tono general de su declaración puede decepcionar a los inversores que esperan que la Fed reduzca las tasas en su reunión de septiembre y posiblemente varias veces más este año. El banco central redujo las tasas en julio en lo que Powell denominó un ajuste de mitad de ciclo.

También es probable que decepcione a Trump, tanto al centrarse en el impacto que la incertidumbre comercial está teniendo en la economía global como al no dar una señal clara de que se avecinan más recortes.

La Fed debe "ver más allá de lo que podrían ser eventos pasajeros, concentrarse en cómo los acontecimientos comerciales están afectando al panorama, y ajustar la política para promover nuestros objetivos" de una inflación de 2% y un sólido empleo.