Buenos Aires. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó este miércoles que el país "está en buen camino" para "resolver el tema de la deuda seriamente", aunque advirtió que "no" firmará un acuerdo que "lastime a los que producen, a los que trabajan y a los más pobres".

El jefe de Estado argentino encabezó este miércoles el encuentro "Desafíos de la Agenda 2020", del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP), que se realizó en el Hotel Alvear de la ciudad de Buenos Aires.

El eventual acuerdo con los acreedores de Argentina será un acuerdo "que podamos cumplir", dijo Fernández.

Según un cronograma presentado a comienzos de año por el Ministerio de Economía, el Gobierno argentino debería presentar la semana próxima una oferta a los acreedores de bonos emitidos bajo legislación extranjera.

Además, el Gobierno argentino dialoga con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el préstamo que, por US$44.149 millones, recibió a partir de junio de 2018.

El presidente añadió que "cuando decimos que la deuda debe ser sostenible quiere decir que solo voy a firmar algo que podamos cumplir. Para firmar ilusiones ya hubo otros. No voy a hacer eso. Vamos a firmar acuerdos que podamos cumplir", insistió.

Fernández dijo que el país está "en el buen camino" para "resolver el tema de la deuda seriamente", pero afirmó que no va a "firmar nada que lastime a los que producen, a los que trabajan y a los más pobres de la Argentina".

"No estoy buscando pasar mi mandato. Estoy buscando que Argentina nunca más sufra con el dilema de no poder pagar la deuda", subrayó Fernández.

El presidente añadió que "cuando decimos que la deuda debe ser sostenible quiere decir que solo voy a firmar algo que podamos cumplir. Para firmar ilusiones ya hubo otros. No voy a hacer eso. Vamos a firmar acuerdos que podamos cumplir", insistió.

"El endeudamiento tiene sentido si es para que Argentina crezca, pero no es una buena idea para financiar el déficit público", explicó.

El domingo pasado, Fernández había dicho ante el Congreso que Argentina debe "enfrentar una deuda pública récord en monto y concentración temporal de vencimientos. Sólo en 2020 los vencimientos de capital representan US$48.968 millones. A ello deberíamos adicionarle US$14.838 millones en concepto de intereses de esa deuda".

Una misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) arribó a Buenos Aires e lunes para continuar el diálogo con las autoridades del país en el marco de un eventual nuevo acuerdo para garantizar la sostenibilidad de la deuda argentina.

Argentina registra alta inflación, que acumuló un 53,8 el año pasado, una tasa de desempleo de 9,7% y un índice de pobreza que afecta al 35,4% de la población.

La economía de Argentina se contrajo un 2,1% en 2019 y uno de los principales desafíos del país es la deuda externa.

Según datos de la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía, a fines de diciembre pasado la deuda bruta de Argentina ascendía a US$323.177 millones, de los cuales unos US$194.000 millones corresponden a deuda en títulos públicos de mediano y largo plazo.

Argentina y el FMI firmaron en junio de 2018 un acuerdo por US$56.700 millones, de los cuales el organismo con sede en Washington ha desembolsado más de US$44.100 millones.

El Gobierno argentino ha dicho que no solicitará el tramo faltante y que buscará un nuevo acuerdo para comenzar a pagar lo recibido recién cuando la economía nacional vuelva a crecer.