Buenos Aires. El presidente argentino Mauricio Macri llamó este jueves a la calma antes de la apertura de los mercados, cuya reacción genera expectativa tras el anuncio de este miércoles sobre la refinanciación de la deuda con el FMI y acreedores privados.

"Está en nuestras manos contribuir a la tranquilidad sin generar miedos ni desconcierto", dijo Macri en un acto público.

Este miércoles, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunció que Argentina propuso al FMI "iniciar un diálogo para reperfilar los vencimientos de deuda".

También reprogramó los vencimientos de deuda en dólares con acreedores privados, al extenderlos hasta por seis meses, de manera de desahogar su cartera de vencimientos de corto plazo y aliviar la tensión cambiaria que hundió 20% el valor del peso en dos semanas de fuga de capitales.

"Está en nuestras manos contribuir a la tranquilidad sin generar miedos ni desconcierto", dijo Macri en un acto público.

"Sé que no es fácil, que hay desconfianza y a veces enojos y parece difícil llegar a consensos, pero es obvio que cuanto mas dialoguemos mas calma y serenidad vamos a llevar a los argentinos", subrayó Macri.

Días críticos antes de las presidenciales. Argentina obtuvo un auxilio financiero del FMI por US$56.000 millones el año pasado, cuyos primeros vencimientos operan en 2021. Una misión del FMI se reunió esta semana con las autoridades gubernamentales. El organismo debe evaluar si realiza el desembolso de US$5.400 millones esperado para el 15 de septiembre.

La crisis económica del país sudamericano se agudizó desde el pasado 11 de agosto, cuando Macri sufrió un revés electoral en las primarias presidenciales, en las que quedó 15 puntos detrás del peronista de centroizquierda Alberto Fernández.

"Tenemos 59 días hacia adelante hasta las elecciones. Que transcurra de la mejor manera es mi responsabilidad como presidente, pero no depende nunca de un solo gobierno", enfatizó el mandatario este jueves.