El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, planteará modalidades laborales flexibles para crear más empleo y buscará que la contribución de ciudadanos y empresas con elevados ingresos sea mayor, en un intento por reactivar la economía del país fuertemente golpeada por la pandemia.

El plan del mandatario, quien asumió el cargo el 24 de mayo, forma parte de un paquete de reformas laborales y tributarias que tendrán que ser aprobadas por la Asamblea Nacional, en donde Lasso no cuenta con una mayoría absoluta.

Ecuador enfrenta una crisis de liquidez, agudizada por la pandemia del coronavirus que ha dejado a miles de ecuatorianos en el desempleo y llevó a Lasso a renegociar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de US$ 6.500 millones acordado por su antecesor Lenín Moreno.

"Se trata de una ley de amplio alcance que está a la altura del desafío. Plantea grandes pilares para reconstruir sólidamente la economía", dijo Lasso en una transmisión de radio y televisión la noche del jueves. "Si no frenamos esta tendencia de manera urgente, la situación será aún más trágica en los próximos años".

El plan del gobierno apunta a un ajuste en las deducciones para el pago del impuesto a la renta para los ciudadanos que ganen más de US$ 24.000 anuales. La medida afectará a un 3,5% de la Población Económicamente Activa, según Lasso.

Además plantea una contribución especial durante dos años a personas con patrimonios mayores a los US$ 500.000 y por una sola vez a aquellas empresas con un patrimonio mayor al millón de dólares y que en el 2020 generaron utilidades.

"Nosotros creemos que quienes más han ganado durante la pandemia, pueden contribuir más para salir de la crisis", dijo, al señalar que eliminará impuestos para ciertos productos.

En materia laboral, el plan del gobierno apunta a crear nuevas modalidades para flexibilizar la contratación de aquellos que han perdido su empleo y para emprendedores.

Lasso aseguró que apenas tres de cada 10 ecuatorianos cuentan con un empleo formal y en total 5,8 millones de personas no tienen un trabajo fijo actualmente.

El nuevo régimen será alternativo, voluntario y garantizarán todos los derechos. Se mantendrá vigente el código laboral actual.

Lasso habló también de la creación de un marco normativo "sencillo y que brinde garantías" para atraer inversiones.