Quito. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció este martes que buscará mejorar las condiciones de la deuda bilateral y hará un recorte del gasto público como parte de un paquete de medidas para enfrentar la caída del precio del crudo y los efectos de la expansión del coronavirus.

La economía dolarizada del país petrolero batalla con un abultado déficit fiscal desde que Moreno asumió el cargo en mayo del 2017, pero los bajos precios del crudo, al alto riesgo país y problemas en el intercambio comercial con China por el coronavirus han acentuado sus problemas de liquidez.

"El precio del petróleo cayó más de US$20 (...) eso significa que cada día perdemos algo más de 8 millones de dólares en ingresos. Al año tendríamos una pérdida acumulada de US$2.900 millones de ingresos", explicó Moreno en una intervención televisada.

Ante el escenario, el presidente anunció que hará un recorte adicional del presupuesto de US$1.400 millones, eliminará y fusionará entidades públicas y fijará un aporte temporal de los servidores públicos de acuerdo a sus ingresos.

Además, anunció un mejoramiento de las condiciones de los vencimientos de la deuda de gobierno a gobierno, para que pueda "reprogramarse y adecuarse a nuestra nueva realidad", dijo Moreno.

"El precio del petróleo cayó más de US$20 (...) eso significa que cada día perdemos algo más de 8 millones de dólares en ingresos. Al año tendríamos una pérdida acumulada de US$2.900 millones de ingresos", explicó Moreno en una intervención televisada.

Adicionalmente, el gobierno gestionan créditos con dos instituciones de financiamiento internacional por más de US$2.000 millones en mejores condiciones financieras, sin dar mayores detalles.

El Gobierno también prevé enviar una propuesta a la Asamblea Nacional para fijar una contribución única del 5% sobre el avaluos de vehículos de más de US$20.000 y un incremento del 0,75% de la retención del Impuesto a la Renta para grandes empresas.

Moreno ratificó que cuenta con el apoyo de los organismos mulitlaterales. Más temprano, aseguró que el FMI continúa apoyando a su gobierno, "independientemente de las dificultades que hemos tenido, saben todo el empeño que hemos puesto para cumplir con las condiciones que hemos acordado mutuamente".

El FMI ha dicho que sigue trabajando con el Gobierno tras concretar una visita técnica el mes pasado. El país andino espera un desembolso de unos 348 millones de dólares del organismo que aún no se ha concretado.