El presidente de Perú, Pedro Castillo, aseguró este jueves en un foro empresarial que su Gobierno de izquierda mantendrá la estabilidad jurídica en el país minero y vaticinó un crecimiento económico del 13% para este año, una tasa mayor a lo esperado.

Castillo afirmó que entiende la preocupación de los inversionistas por la incertidumbre política que ha generado su ascenso al poder, pero que su deber es hacer cambios "dentro del estado de derecho" para atender demandas sociales postergadas.

En Perú "seguirá existiendo seguridad jurídica y reglas claras y por eso hago un llamado a los buenos empresarios a que sigan apostando por el Perú, que inviertan sin temores y que generen empleos con derechos", dijo en un teleconferencia en el más importante foro empresarial llamado CADE.

El llamado de Castillo se produce mientras el país transita por una ola de protestas sociales por mayores beneficios frente a la explotación de recursos naturales, en medio de fuertes criticas de la oposición y desaciertos en el Gobierno que ha cambiado hasta 12 ministros en menos de cuatro meses de gestión.

"Muchos de ustedes no solo dudaron de mí; algunos votaron en contra. No me quejo", dijo Castillo. "Pero desde la campaña y con mayor intensidad en este tiempo no ha habido un solo día en que algunos sectores no dejen de tildarme de comunista", señaló.

"Estimados empresarios, no basta el crecimiento del PIB si no viene acompañado de bienestar social para todos", manifestó.

El presidente afirmó que durante los primeros meses de su gestión ha sentado las bases para reactivar un país golpeado por la pandemia y que ahora, ayudado además por un entorno externo favorable, estaremos "superando los pronósticos mas optimistas" para tener un crecimiento económico en torno al 13% este año.

La proyección supera el 10% estimado anteriormente.

El presidente refirió que la "confrontación inútil" le ha hecho daño a Perú -que ha tenido desde el 2016 cinco presidentes incluyendo a Castillo- y que por ello en su gestión trabajará para fortalecer la institucionalidad y la democracia.

"La gobernabilidad se construye entre todos", dijo. "Sin obstáculos, sin cortapisas, sin infundíos y sin romper el equilibrio de poderes", indicó el mandatario.

El viernes, una legisladora de oposición pidió apoyo para iniciar un proceso de destitución de Castillo por "incapacidad moral". Para ello debe reunir 26 firmas para que sea admitida, luego 56 votos para que sea debatida y finalmente lograr 87 votos de los 130 legisladores para echar al presidente, un objetivo improbable en este momento.