Brasilia. El nuevo presidente del Banco Central (BC) de Brasil, Roberto Campos Neto, defendió en su discurso de asunción, la autonomía legal de la institución para consolidar progresos recientes y abrir espacio para nuevos avances económicos en el país.

En la ceremonia de transmisión de mando de manos del presidente saliente, Ilan Goldfajn, Campos Neto reafirmó su compromiso con el ideario liberal y la reducción del papel del Estado en la economía.

"Creemos que un Banco Central autónomo estaría mejor preparado para consolidar avances recientes y abrir espacio para los nuevos avances que el país precisa", dijo.

Actualmente, el BC mantiene autonomía operativa, pero las propuestas para darle autonomía legal no consiguieron el apoyo necesario en el Congreso.

Campos Neto defendió también la democratización del mercado de capitales para ampliar la capacidad del mercado financiero de proveer recursos para el sector productivo en condiciones justas, mejorando la asignación de los mismos.

"El mercado necesita liberarse de la necesidad de financiar el gobierno y volver a la financiación al emprendedorismo. Por todas estas razones, es necesario avanzar en los cambios que permitan el desarrollo de nuestro mercado de capitales", subrayó Campos Neto.

"Precisamos ahora avanzar en otras dimensiones, fundamentales para el desarrollo del mercado financiero, y en la colaboración con los medios de comunicación, con especial atención en el mercado de capitales", señaló.

Entre las distorsiones actuales del mercado, Campos Neto apuntó los programas de préstamos a intereses subsidiados, principalmente a través del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), cuyos préstamos no habrían resultado en aumento de la inversión en las empresas.

Para él, la intermediación financiera en Brasil tiene que liberarse de las amarras que la mantiene vinculada al gobierno.

"El mercado necesita liberarse de la necesidad de financiar el gobierno y volver a la financiación al emprendedorismo. Por todas estas razones, es necesario avanzar en los cambios que permitan el desarrollo de nuestro mercado de capitales, garantizando el acceso a tomadores e inversores, brasileños y extranjeros, familias y empresas, grandes y especialmente pequeños", subrayó.

Campos Neto señaló un conjunto de medidas que pretende tomar para ampliar el mercado de capitales en el país. 

En términos de inclusión, citó el fomento al uso de plataformas digitales de crédito, las llamadas fintechs, y el fortalecimiento de programas de microcrédito, además del estímulo al cooperativismo.

 

Entre los objetivos de su gestión, Campos Neto aún enumeró la reducción del costo de intermediación financiera, una mayor apertura del mercado para los extranjeros, con una eventual moneda convertible que sirva de referencia para la región, y la reducción del papel del gobierno en el sistema financiero.

"En suma, el desarrollo del país y de un sistema financiero moderno e inclusivo exige traer al centro del escenario al individuo, las familias, las empresas y reducir el papel del Estado como un gran actor de mercado", enfatizó. 

Nacido en 1969, Roberto de Oliveira Campos Neto es bachiller y máster en Economía por la Universidad de California. 

El nuevo presidente del BC tiene un larga trayectoria en el sistema financiero, inició su carrera en el Banco Bozano Simonsen y trabajó en el Banco Santander por varios años.

Es además nieto de Roberto Campos (1917-2001), uno de los mayores defensores del liberalismo económico en Brasil, quien participó en el gobierno de Juscelino Kubitschek (1956-1961) y fue ministro de Planificación del gobierno de Humberto de Alencar Castelo Branco (1964-1967).