Buenos Aires. El presidente de Argentina, Alberto Fernández, celebró que el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconozca la posición del país en torno a los "procesos de endeudamiento", luego de la visita de una misión técnica del organismo a Buenos Aires.

"Celebro que el FMI reconozca la posición argentina respecto de los procesos de endeudamiento", dijo Fernández la noche de este miércoles en su cuenta de Twitter.

El jefe de Estado afirmó que "si todas las partes demuestran voluntad de acordar", el país sudamericano podrá "volver a crecer" y honrar sus "compromisos".

"Volveremos a tener una Argentina de pie", aseguró el mandatario.

Por su parte, el jefe del Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, aseguró también a través de Twitter que "la deuda es insostenible y el camino para sacarnos de encima esa carga es el crecimiento. Lo dijimos y ahora el FMI lo reconoce".

"Nuestro compromiso es crecer para pagar, con una política económica decidida en Argentina que cuide a los que más padecieron", añadió el alto funcionario.

Este miércoles, el gobierno de Argentina y el FMI consensuaron que la deuda pública del país "no es sostenible", luego de una semana de reuniones efectuadas en la ciudad de Buenos Aires.

El Ministerio de Economía de Argentina emitió un comunicado en el que se detallaron los puntos de coincidencia entre representantes del Fondo y los funcionarios gubernamentales, entre los que figuró la necesidad de que los acreedores de Argentina contribuyan significativamente con el esfuerzo del Gobierno en el ordenamiento de la deuda.

"El FMI concluyó en esta instancia que la deuda pública de la República Argentina no es sostenible y que debe ser reestructurada mediante una operación de deuda definitiva para restaurar su sostenibilidad", reseña la comunicación oficial.

La comitiva del organismo, encabezada por Julie Kozack, subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental y Luis Cubeddu, jefe de Misión del FMI para Argentina, también coincidió con el Ejecutivo en "restablecer el crecimiento, reducir la pobreza y, al mismo tiempo, establecer una secuencia hacia los equilibrios fiscal y externo".

"Seguiremos dialogando estrechamente con el personal del FMI y sus autoridades, con el objetivo de profundizar una relación crecientemente constructiva, que tiene como fin alcanzar una resolución consistente de la crisis económica y social en la que está inmersa la Argentina", sostuvo el ministro de Economía, Martín Guzmán.

En un comunicado paralelo, el FMI destacó la importancia de "continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda".

"Las autoridades argentinas están actuando para resolver la difícil situación económica y social que enfrenta el país. Han implementado un conjunto de medidas para atacar la problemática de la pobreza y estabilizar la economía", expuso el organismo.

Según el Fondo, las reservas internacionales y el peso se han estabilizado mientras que la inflación y las expectativas de inflación han bajado en los últimos meses.

La misión del FMI arribó al país el pasado 12 de febrero en un contexto en que el Gobierno busca una reestructuración de la deuda tanto con el organismo como con acreedores privados.

Argentina mantiene con el FMI un Acuerdo Stand-by de acceso elevado por US$56.700 millones, de los cuales el país sudamericano ha recibido desembolsos por más de US$44.100 millones desde que se rubricó la línea de financiamiento a mediados del año 2018.