Buenos Aires. Los mercados argentinos se calmaron este jueves y el peso se apreció por primera vez en la semana, luego de que el candidato presidencial opositor Alberto Fernández, que obtuvo una amplia ventaja en las elecciones primarias del fin de semana, avalara el actual valor de la moneda.

En medio de la crisis financiera disparada por el triunfo opositor, el presidente Mauricio Macri buscó reducir el impacto social de la fuerte depreciación de la moneda local con la eliminación temporal -hasta diciembre, cuando comienza un nuevo mandato presidencial- del impuesto al consumo de alimentos básicos.

La medida, que abarca alimentos como el pan, la leche y el arroz, tendrá un costo fiscal de 10.000 millones de pesos (US$174 millones), estimó el Gobierno.

La amplia diferencia que obtuvo Fernández con un 47,6% de los votos contra el 32,18% de Macri en las primarias del domingo hundió al peso casi un 25% en los tres primeros días de la semana, lo que se espera que alimente la ya muy elevada inflación que sufre el país.

La medida, que abarca alimentos como el pan, la leche y el arroz, tendrá un costo fiscal de 10.000 millones de pesos (US$174 millones), estimó el Gobierno.

"El dólar a 60 (pesos) me parece bien", dijo Fernández en declaraciones a Radio Mitre de Buenos Aires.

La moneda local en el mercado mayorista ganó un 4,88% a 57,10/57,40 unidades por dólar, frente al cierre vendedor de 60,20 de la sesión previa y el mínimo histórico intradiario de 65 unidades el lunes.

El peso había caído el miércoles un 7,14% pese a que el banco central vendió US$248 millones para atender a la demanda, con lo que acumuló ventas por US$503 millones en la semana.

"Así como dije que el dólar era un valor ficticio (durante las semanas previas a las primarias), digo que el dólar ahora está en un valor razonable y no tendríamos que dejar que se escape más y tendríamos que lograr que las reservas (del banco central) se preserven", señaló el candidato opositor.

Una cotización de 60 pesos por dólar para el tipo de cambio es exactamente el valor que anticipó un sondeo de Reuters entre casi 20 economistas antes de las elecciones primarias en caso de una eventual victoria de Fernández.

Macri conversó este miércoles con Fernández, quien se comprometió a llevar calma a los mercados que temen por la gobernabilidad de Argentina, ya que las elecciones presidenciales serán en octubre y el nuevo periodo presidencial comienza en diciembre.

"Probablemente, estos gestos sirvan para calmar un poco el ánimo inversor, aunque habrá que ver si alcanza o se requieren medidas específicas", dijo la correduría SBS.