Brasilia. El panorama fiscal de Brasil para este año y el próximo sigue mejorando, mostró un resumen de proyecciones del sector privado divulgado por el Ministerio de Economía, lo que le da al gobierno más margen para cumplir sus objetivos de déficit.

La mediana de los pronósticos sugiere que el déficit del presupuesto primario, antes de que se tengan en cuenta los pagos de intereses, será de 82.300 millones de reales (unos US$19.700 millones) este año, una baja desde los 84.000 millones de reales (US$20.225 millones) proyectado anteriormente, según el último informe "Prisma" del Ministerio.

Eso sería significativamente menos que el objetivo oficial de 124.100 millones de reales (US$29.880 millones), pero aún marca el séptimo déficit anual consecutivo.

El pronóstico de déficit primario para 2021 se ubica en 47.200 millones de reales (US$11.300 millones), levemente por debajo de los 47.600 millones de reales (US$11.460 millones) de sondeo del mes pasado, y nuevamente menor al objetivo del gobierno de una brecha de 68.500 millones de reales (US$16.493 millones).

El informe también mostró que los economistas han reducido sus proyecciones para la deuda bruta nacional de Brasil este año a un 78% del Producto Interno Bruto, desde el 79%. Eso se mantendría estable en 2021.

Esta semana, Waldery Rodrigues, secretario especial del Ministerio de Economía, aseguró que la deuda bruta del país ya no superará el 80% del PIB, debido a que las bajas tasas de interés del Banco Central continúan reduciendo los costos de pagar deuda.