El real de Brasil se volverá más inestable al aumentar su exposición a las discusiones sobre un plan para modificar el sistema de pensiones, que está resultando difícil en un Congreso dividido, mostró este viernes un sondeo de Reuters.

Las estimaciones para la moneda brasileña se ubicaron en 3,70 reales por dólar en 12 meses, de acuerdo con la mediana de los cálculos de 19 analistas encuestados del 29 de abril al 1 de mayo, un 5,9% más fuerte respecto de sus niveles de esta semana y sin cambios desde la proyección de abril.

"Prevemos mucho riesgo a partir de los titulares de noticias y volatilidad de mercado en los próximos meses a medida que la reforma de las pensiones avance en el comité especial", dijo el equipo de estrategas de mercados emergentes de Citi en un reporte la semana pasada.

El presidente Jair Bolsonaro, elegido en octubre, está teniendo dificultades para lograr tracción con su legislación principal. El último intento de aprobar una reforma de pensiones fracasó en 2017, cuando un escándalo de corrupción descarriló la agenda del gobierno anterior.

En un hecho que refleja posibles turbulencias en el futuro cercano, el sondeo proyectó que el real cotizaría relativamente flojo, cerca de 3,80 unidades por dólar, hasta fines de julio.

El proceso legislativo ya ha tenido tropezones y se prevé que el proyecto atraviese nuevos debates y probables cambios en negociaciones en un panel especial en el Congreso, donde los legisladores de mayor rango quieren aprobarlo para junio.

En un hecho que refleja posibles turbulencias en el futuro cercano, el sondeo proyectó que el real cotizaría relativamente flojo, cerca de 3,80 unidades por dólar, hasta fines de julio, antes de apreciarse hacia el cierre del año por la expectativa de éxito en el tema de las jubilaciones.

Por diferentes motivos, cierto grado de incertidumbre sostenida rodea también al panorama del peso mexicano pese al relativo fortalecimiento en las proyecciones de los analistas comparado con la encuesta del mes pasado.

La moneda mexicana fue proyectada a 19,7850 unidades por dólar en un año, un 1,5% más sólida que en abril y 4,3% más débil que esta semana. Pero los mercados están preocupados sobre el presidente Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO) y su estrategia económica.

"Existe el riesgo de que el presidente AMLO responda a un crecimiento más flojo con un alivio de la política fiscal, lo que asustaría a los inversores y causaría una liquidación de bonos y del peso", dijo Edward Glossop, economista de mercados emergentes de Capital Economics.

Mientras, en Argentina, suponiendo que el presidente Mauricio Macri logra la reelección en la votación de octubre, los analistas estimaron que el peso se negociaría a 51,67 por dólar en 12 meses, una visión optimista para la moneda que podría frustrarse en caso de que el empeoramiento de su imagen pública se traduzca en una derrota.