Sao Paulo. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este martes que el crecimiento económico y la confianza externa e interna de la principal economía latinoamericana se dará una vez que sea aprobada la reforma jubilatoria que el gobierno envió al Congreso.

"Todo vendrá después de la reforma previsional, será una señal para dentro y para fuera del país de que estamos haciendo la tarea que debemos hacer. Nadie va a invertir en algo que no funciona. Tenemos que dar señales de que estamos en el buen camino", dijo Bolsonaro ante mil empresarios en la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

El mandatario elogió a su ministro de Economía, Paulo Guedes, y lo comparó con los jefes militares brasileños que lucharon en la Batalla del Riachuelo, el 11 de junio de 1865, que definió la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay.

"Mi ministro Guedes me ha convencido de sus ideas y le dí 100% de crédito para que formara su gabinete en el ministerio. Confieso que tenía diferencias con el pero me convertí al pensamiento económico de Guedes", dijo Bolsonaro al defender la reforma previsional.

El gobierno espera revertir la marcha económica con la aprobación de la reforma, luego de que el Producto Interno Bruto cayera 0,2% en el primer trimestre.

La enmienda constitucional del nuevo sistema previsional, principal plan de ajuste económico del gobierno de Bolsonaro iniciado el 1 de enero, se encuentra en una comisión especial de la Cámara de Diputados.

El gobierno espera revertir la marcha económica con la aprobación de la reforma, luego de que el Producto Interno Bruto cayera 0,2% en el primer trimestre y el mercado financiero redujo a 1% la expectativa de avance de la economía en 2019.

El mandatario relató que sufre "muchas presiones en la silla presidencial" pero aseguró que "cuanto más presión" más ganas tiene de seguir en el cargo.