Panamá. El superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo, expresó unas "muy conservadoras expectativas" sobre el crecimiento del sector bancario nacional para este año, en consonancia con el entorno internacional.

El titular del ente regulador bancario dijo a periodistas que se prevé una mejora "muy moderada" para el sector este año, con mejores resultados para 2021.

Según Castillo, en 2020 está previsto para el Centro Bancario Internacional (CBI) en Panamá un crecimiento de 2% a 3%.

Destacó que las agencias calificadoras y organismos internacionales vaticinan un crecimiento del orden de 5% en el Producto Interno Bruto (PIB) de Panamá, pero que en la superintendencia se piensa que puede ser un poco menos.

En cuanto al impacto del nuevo coronavirus, el superintendente dijo que éste puede incidir en el CBI al tener en cuenta que Panamá está muy interconectado con el comercio internacional.

Informó que el CBI sumó al cierre de 2019 activos por US$1.850 millones, un aumento de 0,8% frente a 2018.

Agregó que hubo un nivel de solvencia de 15,4%, medido a través de la metodología de Basilea III, resultado que se presentó por primera vez al considerar los principales riesgos, el de crédito, el de mercado y el operacional, el cual se calculaba antes sólo en función del riesgo de crédito.

Mencionó que los activos del CBI alcanzaron US$124.980 millones en 2019, 2,9% más en comparación con el mismo periodo de 2018.

Señaló además que la cartera de créditos interna al sector privado aumentó 2,3%, orientada principalmente en el segmento banca de personas.