Ciudad de México. Las remesas a México, una de las principales fuentes de divisas del país, crecieron en octubre a su menor ritmo en siete meses por un efecto desventajoso en la comparación interanual, pero se encaminan a terminar el año en un monto récord.

Los capitales recibidos durante el décimo mes del año sumaron US$2.940,08 millones, un 3,4% más que en octubre de 2017, según un reporte divulgado este lunes por el banco central mexicano.

En octubre del año pasado, los envíos de remesas saltaron un 28,0% interanual, a US$2.842,50 millones, debido principalmente a la ayuda que los mexicanos residentes en el extranjero enviaron a su país después de los sismos de septiembre.

Aún así, analistas dijeron que las remesas al país se encaminaban a registrar un nuevo récord en 2018, ayudadas por la retórica antiinmigrante del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la depreciación de la moneda doméstica, y el dinamismo del mercado laboral estadounidense.

"El envío de remesas se mantiene fuerte gracias a la solidez en el mercado laboral en Estados Unidos tanto para migrantes indocumentados como para personas con permiso laboral", comentó Francisco José Flores, economista del grupo financiero del banco Banorte.

En cifras acumuladas, las remesas se incrementaron un 10,0% interanual entre enero y octubre, a US$27.616,59 millones, informó el Banco de México.