Buenos Aires. El riesgo país de Argentina volvía a subir este viernes como respuesta al recorte de la calificación crediticia de Standard & Poor’s luego de que el país decidiera extender los vencimientos de su deuda.

El índice realizado por la banca JP.Morgan trepaba 91 unidades, a 2.363 puntos básicos, a las 0930 hora de Buenos Aires (1230 GMT), manteniendo su nivel más alto desde 2005.

La agencia Standard & Poor’s (S&P) dijo este jueves que la decisión de Argentina de extender “unilateralmente” los vencimientos de su deuda constituye un incumplimiento de pagos y advirtió que la calificación crediticia del país, que atraviesa una severa crisis, ahora está en “default selectivo”.

El recorte de la calificación crediticia de Standard & Poor’s a CCC- desencadenó mecanismos automáticos de venta en algunos de los gigantes fondos de pensiones de Alemania.

El recorte de la calificación crediticia de Standard & Poor’s a CCC- desencadenó mecanismos automáticos de venta en algunos de los gigantes fondos de pensiones de Alemania.

Según IHS Markit, el costo de asegurar la exposición a la deuda del país sudamericano se disparó a 4.965 puntos básicos en el mercado de swaps de incumplimiento crediticio (CDS) a cinco años.

En Buenos Aires, un portavoz del ministerio de Hacienda dijo que el cambio de calificación duraría solo un día, hasta que Argentina publicara un nuevo cronograma de pagos de las obligaciones.

Las ventas del viernes extendían las pérdidas de los mercados argentinos después de que el presidente liberal Mauricio Macri fue derrotado ampliamente en las elecciones primarias de este mes por el opositor peronista Alberto Fernández.

Los inversores en Argentina temen que un regreso del peronismo de centroizquierda al poder pueda augurar una nueva era de fuerte intervención gubernamental en la tercera mayor economía latinoamericana.

También sospechan que el plan para extender los plazos de la deuda hará poco más que comprar tiempo, y podría no servir para impedir un default más serio en algún futuro.