Brasilia. El saldo de las inversiones extranjeras directas en el sector productivo de Brasil alcanzó récord en 2017, pero la rentabilidad se mantuvo estable, de acuerdo con el Informe de Inversión Directa divulgado este martes por el Banco Central (BC).

El año pasado, la posición total de la inversión directa en el país llegó a US$768.000 millones, el mayor valor registrado por el BC.

La mayor parte de ese valor estaba en la modalidad de participación de capital con US$540.000 millones y el resto, US$228.000 millones, correspondía a préstamos intercompañías.

El saldo total de esas inversiones creció el año pasado en US$64.000 millones, equivalentes a un 9,2% respecto a 2016.

En 2017, la inversión directa en el exterior alcanzó un total de US$387.000 millones, un aumento de US$44.000 millones, equivalentes a un 12,8%, y una rentabilidad de un 4,8%.

De acuerdo con el informe, en 2017 la tasa de rentabilidad se situó en un 5,3%, el mismo porcentaje registrado en 2016.

El porcentaje quedó un poco por debajo de la tasa promedio de rentabilidad registrada entre 2010 y 2017, que fue de un 5,6%.

La mayor tasa fue observada en 2010, cuando ascendió a un 9,1%, y la menor en 2015, cuando fue de un 2,1%.

Las inversiones de empresas brasileñas en el exterior presentan una rentabilidad menor que las inversiones extranjeras en Brasil.

En 2017, la inversión directa en el exterior alcanzó un total de US$387.000 millones, un aumento de US$44.000 millones, equivalentes a un 12,8%, y una rentabilidad de un 4,8%.

La mayor tasa de rentabilidad de las inversiones directas brasileñas en el exterior se registró en 2011, cuando alcanzó un 6,8% y, la menor, en 2015, cuando fue negativa en un 0,8%.