Ciudad de México. En enero se completaron tres meses consecutivos de salidas de capital desde México, una reacción que va contra el sentimiento que tienen los inversionistas por los mercados emergentes en general, y los de América Latina en particular, advirtieron analistas del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Según los datos reportados por el IIF, el total de las salidas de inversión de portafolio del mercado mexicano en enero fue de aproximadamente US$2.000 millones. Esta cifra la construyen a partir de información oficial y estadísticas de sus miembros, donde hay una particular presencia de fondos de inversión.

En su reporte sobre flujos de capital hacia emergentes, consignaron que al agregar la desinversión observada en noviembre y diciembre, se acumularon salidas por US$6.600 millones.

La información del IIF, que es la mayor asociación de instituciones financieras de operación mundial, precisa que en los tres citados meses, la mayor salida de capitales se dio en diciembre, cuando deshicieron posiciones en US$4.200 millones.

En el mes previo, durante noviembre, se registró una desinversión por US$400 millones.

El IIF, estima que el mejor ánimo de los inversionistas no residentes por los activos de emergentes, podría prevalecer para lo que resta del año y beneficiar a México. De hecho estiman que esta tendencia podría revertirse y al cierre del año, registrarse una captación de US$23.100 millones.

Ahí mismo, destacaron que los inversionistas incrementaron la demanda de coberturas y bonos acelerando la volatilidad, lo que detonó un cambio en la tendencia que se mantuvo estable todavía a mediados de octubre.

De acuerdo con Luis Pérez Lezama, director de Investigación Económica en el think tank veracruzano Saver, este comportamiento es resultado del ambiente global de alta incertidumbre, sobre el rumbo de la política económica de la administración actual.

En el informe del IIF, destacaron que los inversionistas incrementaron la demanda de coberturas y bonos, lo que aceleró la volatilidad y detonó un cambio en la tendencia que se mantuvo positiva hasta mediados de octubre.

Pero podría mejorar. De acuerdo con la información del IIF, este mejor ánimo de los inversionistas no residentes por los activos de emergentes, podría prevalecer para lo que resta del año y beneficiar a México.

De hecho estiman que esta tendencia podría revertirse y al cierre del año, registrarse una captación de US$23.100 millones.

Si consiguen acertar con este pronóstico, casi se duplicaría la entrada total observada en US$2.800 millones que consignan.

En caso de que se confirme la previsión del IIF, sería resultado del mayor premio que continúa ofreciendo el país a los inversionistas, el más alto entre economías emergentes, después del que otorgan Argentina y Turquía.

Emergentes recuperan atractivo. En el grupo de 23 economías emergentes representativas sobre las que el IIF realiza sus estimaciones periódicas, sólo siete registraron salidas de capital en enero, México entre ellas, siendo las más pronunciadas las observadas en Arabia Saudita (US$12.700 millones); China (US$10.800 millones); Rusia (US$8.600 millones); Polonia (US$5.100 millones); México (US$2.000 millones), Nigeria (US$1.200 millones) y Egipto (US$200 millones).

En contraste, el IIF identifica entradas por US$45.400 millones en enero dirigidas a 15 economías emergentes, donde la que captó más recursos fue Sudáfrica, con entradas de US$16.400 millones.

“El flujo de capitales netos hacia emergentes entró en territorio positivo a partir de enero”, consignaron.

Primera foto de febrero. De acuerdo con el análisis, dirigido por el economista del IIF, Jonathan Fortun, en febrero y con cifras preliminares, ingresaron US$26.000 millones a los mercados emergentes.

De este monto, US$14,000 millones ingresaron al mercado de activos y US$12.000 millones al de deuda.

Esta renovación del ánimo por emergentes fue impulsada por el cambio a una posición dovish por parte del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la Fed; por la desaceleración de la tensión comercial entre China y Estados Unidos, y una menor ansiedad por el desempeño de la economía mundial.

No obstante a este mejor desempeño, los analistas del IIF advierten que los inversionistas se mantienen selectivos en su apetito por emergentes.

El IIF asocia al mayor número de instituciones financieras de operación mundial y cuenta entre miembros a BBVA, Grupo Financiero Banorte, Bancolombia, Dubai International Finance Center, Bank of China; Wells Fargo; Santander; Standard & Poor’s; Principal, Moody’s; Metlife, entre otros.