Ciudad de México.- La caída de recaudación por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) registrada en el año y sobre todo en julio, está ligada al menor crecimiento económico y a políticas fiscales, lo cual podría provocar problemas de ingresos para el gobierno y continuar con la tendencia a la baja, consideró el sector privado.

La Secretaría de Hacienda dio a conocer los resultados sobre las finanzas públicas para el periodo enero-julio del presente año, con resultados “sorpresivos en materia de ingresos”, que registraron una caída anual de 2,7% real, al sumar un total de 3.050,9 miles de millones de pesos (US$155.926 millones), monto que, comparado con la cifra presupuestada para ese lapso, resultó inferior en 89.400 millones de pesos (US$4.570 millones).

“Es de suponer que esta esté relacionada al menor crecimiento de la economía y que pueda ser una tendencia de caída hacia adelante, pero hay que esperar más información para confirmarlo”, expresó el Centro de Estudios Económicos del Sector privado (CEESP).

El organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) definió tres factores posibles de la baja de ingresos tributarios: ingresos excedentes; menor venta de petrolíferos y menor captación de IVA e ISR.

A través de su análisis semanal, el CEESP refirió que algunos relacionan este comportamiento principalmente con la desaceleración de la actividad económica. “Si bien es cierto que el menor dinamismo de la economía reduce normalmente la recaudación de impuestos, una mirada con mayor detalle a la información de los ingresos de julio y su evolución respecto al año pasado revela que en buena medida su caída se explica por factores particulares, no todos relacionados con el magro crecimiento de la economía”, destacó.