Ciudad de México.- El sector privado mexicano urgió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a incrementar la deuda pública 4 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) para reaccionar con un plan agresivo que reactive la economía nacional y atienda las necesidades ante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, lo que conllevaría al bienestar de los hogares.

“En México, sin un programa ambicioso de protección a la salud y a la economía por parte del gobierno, que contemple la reasignación de recursos y la contratación de deuda para disponer de los recursos necesarios y suficientes para atender la emergencia, la intervención del gobierno será irrelevante y no protegerá el bienestar de los mexicanos”, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Una vez que se amplió el periodo de la Jornada Nacional de Sana Distancia y que estarán paralizadas las actividades productivas, el sector empresarial se pronunció porque el gobierno federal entienda que “la política fiscal es clave”, tanto para salvar vidas a través de dotar de recursos suficientes al sistema de salud para enfrentar la crisis sanitaria y subsidiar a quienes no tienen otra fuente de ingresos, como para establecer programas de alivio para empresas y personas con el objetivo de proteger el ingreso de las familias y el empleo en el corto plazo y evitar un daño duradero a las fuentes de empleo productivas.

En el contexto actual, es relevante destacar que otros países de América Latina han puesto en marcha programas mucho más ambiciosos que México para hacer frente a la crisis.

El CEESP destacó que “se estima que el gobierno podría incrementar la deuda pública hasta en 4 puntos porcentuales del producto. Sería necesario, contar con un plan creíble, un compromiso, que asegure la sostenibilidad de la deuda una vez pasada esta crisis”.

A decir del empresariado mexicano, este gobierno cuenta con el prestigio necesario en el ámbito fiscal para darle credibilidad a dicho compromiso.