Brasilia. El Senado de Brasil aprobó en la noche de este martes en primera ronda de votación el texto básico de la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) de la reforma de pensiones, por 56 votos a favor y 19 en contra.

Por tratarse de una enmienda constitucional, después de que sean analizados por los senadores los llamados puntos destacados, que pueden alterar aspectos específicos, la propuesta tendrá que pasar por una segunda ronda de votación, programada para la próxima semana.

Como en la votación de este martes, la enmienda a la Constitución requerirá al menos 49 votos favorables para ser aprobada en la segunda vuelta.

La segunda etapa, sin embargo, puede retrasarse porque algunos senadores argumentan que hay un acuerdo incumplido y reclaman al gobierno demandas que aún no fueron cumplidas, como en el caso de un acuerdo sobre la división de los fondos de licitaciones petroleras.

La propuesta de reforma de pensiones es considerada el mayor cambio a la Constitución desde 1988, cuando fue promulgada.

Según estimaciones del equipo económico del gobierno, los cambios en la seguridad social podrían generar ahorros al gobierno de unos 876.000 millones de reales (US$216.600 millones) en diez años.

Entre otros puntos, la propuesta de enmienda de la reforma de la Seguridad Social establece la edad mínima de jubilación de 65 años para los hombres y 62 años para las mujeres, tanto para trabajadores urbanos del sector privado y funcionarios públicos.

El tiempo mínimo de contribución en el sector privado urbano de 15 años para las mujeres, de 15 años para los hombres que ya están en el mercado laboral, y de 20 años para los que todavía van a entrar en el mercado.

En el sector público, el tiempo mínimo de contribución será de 25 años para hombres y mujeres.