Washington. El Senado de Estados Unidos apoyó este miércoles por unanimidad un paquete de estímulos de US$2 billones destinado a ayudar a los ciudadanos desempleados y a las industrias afectadas por el brote de coronavirus, así como a proporcionar miles de millones de dólares para la compra del equipamiento médico que se necesita con urgencia.

Después de amargas negociaciones, una Cámara Alta estadounidense profundamente dividida aprobaba el proyecto de ley con 96 votos a favor y ninguno en contra, enviando el ingente programa de estímulos a la Cámara de Representantes para que lo sancione este viernes.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, cuyos principales asesores ayudaron a negociar la medida de consenso, prometió firmar la ley en cuanto llegue a su escritorio. "La firmaré inmediatamente", dijo Trump a la prensa el miércoles.

El paquete de rescate, el mayor jamás aprobado por el Congreso, incluye un fondo de US$500.000 millones para ayudar a las industrias más afectadas y una cantidad comparable para pagos directos de hasta US$3.000 a millones de familias estadounidenses.

La ley también proporcionará US$350.000 millones en préstamos a pequeñas empresas, US$250.000 millones para ampliar las ayudas al desempleo y al menos US$100.000 millones para hospitales y otros organismos sanitarios.

El paquete tiene por objeto inundar la economía con dinero en efectivo en un intento por frenar el impacto de una epidemia que se está intensificando y que ha matado a más de 900 personas en Estados Unidos e infectado por lo menos a 60.000.

Sólo otros dos países tienen más casos de coronavirus, China e Italia, y la Organización Mundial de la Salud ha advertido que Estados Unidos podría estar a punto de convertirse en el epicentro del brote mundial.