Ciudad de México. El Senado mexicano dio la aprobación final a la Ley de Ingresos de 2019, parte del primer presupuesto nacional presentado al Congreso por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en una sesión que se extendió hasta la madrugada de este viernes.

La iniciativa ya recibió esta semana el visto bueno de la Cámara de Diputados, en medio de críticas de las bancadas opositoras por los recortes en varias áreas y por la rapidez con que se aprobó, por lo que fue enviada al Ejecutivo para su publicación.

Ahora resta que los diputados aprueben la Ley de Egresos, la otra parte del presupuesto nacional y que debe ser aprobada a más tardar el 31 de diciembre para completar el llamado paquete económico del próximo año.

Según el proyecto aprobado este viernes por el Senado con el voto en contra de la oposición, el Gobierno de López Obrador, quien asumió el 1 de diciembre, prevé ingresos por 5,83 billones de pesos (US$291.914 millones), la mayoría provenientes de impuestos.

Los ingresos planteados en el proyecto original eran de 5,81 billones de pesos (US$290.913 millones), pero una modificación impulsada por legisladores de Morena -el partido oficialista con mayoría en ambas cámaras legislativas- para mejorar la recaudación tributaria y combatir la evasión fiscal motivó el ajuste que sumará más de 23.700 millones de pesos (US$1.186 millones) al total de ingresos.

El proyecto estima para el próximo año un crecimiento económico de un 1,5% a un 2,5%, una inflación de un 3,4%, y una plataforma de producción promedio de petróleo de 1.85 millones de barriles por día con un precio de US$55 por barril. El tipo de cambio se estimó en 20 pesos por dólar.