Ciudad de México. Los “lamentables” hechos violentos que se han presentado en México las últimas dos semanas no tendrán un impacto negativo en la calificación soberana, pues el ambiente de inseguridad está incorporado en los indicadores que forman parte de la nota de México, que tiene una perspectiva negativa, explica el Director de Calificaciones Soberanas en la agencia Standard & Poor's, Joydeep Mukherji.

“La violencia reciente es consistente con los datos e indicadores que ya están incorporados en la calificación del soberano desde hace años e incluso en la perspectiva negativa que tiene la nota”, consignó.

En conferencia telefónica explicó que la violencia sí impacta en la economía y en la confianza del inversionista y del consumidor. Pero acotó que aún cuando se trata de hechos lamentables, lo sucedido en las últimas dos semanas sigue estando en puntos bien localizados en esas entidades.

Sostuvo que la calificación soberana de México, que se encuentra dos niveles arriba del grado de inversión, en “BBB+/perspectiva negativa” se mantiene sin cambio, tal como la dejaron desde marzo, pues persisten los dos riesgos que motivaron el cambio de la perspectiva.

Aún cuando estaba prevista desde marzo la debilidad del PIB y es explicada por el cambio de gobierno, pues suele presentarse en el primer año de las administraciones en México, considera que se ha hecho muy poco para modificar la tendencia.

Se refiere al bajo potencial de crecimiento de largo plazo y el impacto que tendrá la deuda de Pemex sobre las finanzas públicas. “La violencia sí genera costos negativos para el inversionista y consumidor que deben pagar por su seguridad, pero ese indicador está captado desde hace años en la nota de México”, agregó.

Detalló que “desde marzo hasta la fecha no se ha presentado un cambio importante sobre nuestras preocupaciones que motivaron el cambio en la perspectiva de estable a negativa, pues los números arrojados por la inversión, construcción, consumo y confianza de los participantes del mercado evidencian un pobre desempeño que advertimos desde entonces y que siguen ahí”.

Desaceleración pone en riesgo a Pemex. En la conferencia para dar la actualización del Panorama para América Latina, el analista sostuvo que la debilidad del PIB mexicano merma la capacidad del gobierno para responder a la deuda de Pemex, otorgando un panorama de mayor riesgo para la calificación soberana y la de la petrolera.

Aún cuando estaba prevista desde marzo la debilidad del PIB y es explicada por el cambio de gobierno, pues suele presentarse en el primer año de las administraciones en México, considera que se ha hecho muy poco para modificar la tendencia.

Resaltó que ésta desaceleración típica también ha venido acompañada por un deterioro en la confianza de los inversionistas, lo que termina por presionar todos los componentes de la actividad económica.

La confianza de los inversionistas es determinante para el crecimiento y se mantiene baja afectando al desempeño de las manufacturas, de la construcción que está cayendo de forma preocupante y este contexto presiona la capacidad de pago de los deudores y vuelve cauteloso el otorgamiento de crédito, argumentó. Pero la historia del crecimiento bajo está captada en el panorama negativo, finalizó.

La calificación de Pemex en Standard & Poor's es la misma que la del soberano “BBB+/perspectiva negativa”.