La agencia S&P Global Ratings retiró este viernes el default selectivo en que había puesto a la deuda soberana argentina el día anterior, luego de que entraron en vigencia nuevas condiciones para papeles de corto plazo a los que el gobierno había extendido unilateralmente el plazo.

La medida deja la calificación de largo plazo de la deuda soberana en "CCC-", muy cerca del impago, y la de corto plazo en "C".

Un portavoz del gobierno argentino había adelantado que el cambio de calificación sería momentáneo hasta la publicación de un nuevo cronograma de pago de obligaciones.

El aplazamiento del pago constituía un incumplimiento de pagos, razón por la cual la agencia fijó su postura.

La decisión de Argentina preveía extender los vencimientos de deuda privada con el FMI por unos 100,000 millones de dólares, lo cual requerirá acuerdos con el organismo multilateral, el Congreso y los bancos.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, había destacado que el plan apuntaba solo a prolongar los plazos y no implicaba pérdidas para los inversionistas.

No obstante, la iniciativa estaba rodeada de interrogantes ante la experiencia de otras tortuosas renegociaciones de deuda argentina en el pasado reciente.

*Con información de Reuters.