Quito. S&P Global Ratings ha pronosticado que Ecuador entrará en situación de 'default', o impago de deuda, de forma "inevitable" en los próximos seis meses, y ha rebajado la calificación del país en tres peldaños, hasta situarla en 'CCC-'.

La firma también ha puesto en su lista de vigilancia especial negativa al país presidido por Lenín Moreno, debido en parte a que las necesidades financieras se han elevado por la reciente caída en los precios del petróleo y el impacto económico global negativo del Covid-19.

"La Administración del presidente Lenín Moreno, que había entrado en un programa de Fondos Extendidos con el Fondo Monetario Internacional, ha anunciado medidas de austeridad para contrarrestar el reciente impacto negativo en las finanzas públicas, destacando su compromiso de estabilizar la economía", ha señalado el informe.

Por otra parte, S&P ha subrayado que el país también se enfrenta a desafíos políticos. "En medio de las crecientes presiones de la pandemia del Covid-19, los partidos de oposición en el Congreso han pedido que suspenda los pagos del servicio de deuda", ha apostillado.

El Gobierno anunció el pasado 23 de marzo que retrasaría los pagos de bonos con vencimiento en 2022, 2025 y 2030, por un total de US$200 millones. El Ejecutivo planea dedicar de inmediato más recursos para satisfacer las necesidades atención médica, al tiempo que obtiene fondos de acreedores multilaterales.

"Nuestras calificaciones en Ecuador están limitadas por necesidades financieras elevadas, vulnerabilidades externas, instituciones débiles, niveles de riqueza relativamente bajos y falta de flexibilidad monetaria y cambiaria", ha añadido S&P.

Con mercados de capitales internos débiles, la trayectoria de calificación de Ecuador depende de su acceso a financiamiento comercial oficial y externo para cubrir las necesidades de financiación del gobierno y respaldar las reservas de divisas.

Respecto a la posición de vigilancia especial negativa, existe la posibilidad de una rebaja a 'SD' durante las próximas semanas si la entidad llega a la conclusión de que Ecuador no podrá o no estará dispuesto a pagar los intereses en sus pagos los bonos de 2022, 2025 y 2030 antes de que expire el período de gracia.

La compañía también ha apuntado que podría degradar la nota si el gobierno propusiera un canje de deuda "en dificultades", según sus criterios. Asimismo, la posición de vigilancia especial se eliminaría si el Gobierno realiza el pago antes de que expire el período de gracia de 30 días.

En cuanto a otras previsiones, S&P Global Ratings ha previsto una contracción del 1,7% para la economía ecuatoriana en 2020, con crecimientos del 1,3%, 1,5% y 1,8% en 2021, 2022 y 2023, respectivamente.

Las previsiones para la tasa de desempleo del país son del 4,8% en 2020 y del 4,7% para los próximos tres años.