Lima. La analista principal de la calificacdora soberana del Perú de Standard & Poor’s, Livia Honsel, manifestó que la economía peruana ha sabido superar la coyuntura política y ha logrado mantenerse firme, lo cual le permite conservar su grado de inversión.

En entrevista con el diario oficial El Peruano, analiza los últimos acontecimientos políticos y la perspectiva de la calificación de deuda soberana del país.

- ¿Cómo evalúa Standard & Poor’s los últimos acontecimientos políticos ocurridos en el país?

Como agencia calificadora, tenemos una visión de mediano y largo plazo, la cual contrasta con cualquier otra visión cortoplacista. Con relación a lo ocurrido en el país, debo decir que Perú ha sabido superar obstáculos políticos con singular éxito. Fuimos testigos de cómo superó la transición del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski. Muchos hablaban de un profundo deterioro económico, pero ello no ocurrió precisamente porque los fundamentos de la economía peruana son muy sólidos.

- ¿El proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo para adelantar las elecciones generales tendrá algún impacto en el desempeño económico del Perú?

No. Para nosotros, lo importante es la solvencia de las políticas fiscal y monetaria. En ese sentido, el planteamiento de estas políticas le ha permitido a Perú tener un déficit bajo. Es uno de los más bajos de América Latina.

Mientras esta situación continúe estable, no deberíamos pensar en un cambio de la calificación. Perú continúa siendo un mercado muy atractivo para los inversionistas foráneos.

No obstante, si la incertidumbre política se extendiera por varios meses, podría haber un impacto en las perspectivas económicas de los inversionistas, pero por ahora no vemos eso, pues todo se está resolviendo dentro de lo establecido por las leyes peruanas.

"Las reformas presentadas por el Poder Ejecutivo son necesarias para consolidar el crecimiento de la economía en el largo plazo. Sin embargo, consideramos que estas reformas deben ser analizadas prudentemente, por lo que su implementación no es tan urgente", dijo Livia Honsel.

- ¿Cómo afecta a la economía los enfrentamientos entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo?

No vemos un impacto económico en el corto plazo. Hay obstáculos políticos debido precisamente a estos enfrentamientos, pero el país ha sabido sobrellevarlos. La baja aprobación del Congreso con relación al respaldo que tiene el presidente Martín Vizcarra nos da una idea de lo que siente la población respecto a estos dos poderes del Estado.

Además, las reformas presentadas por el Poder Ejecutivo son necesarias para consolidar el crecimiento de la economía en el largo plazo. Sin embargo, consideramos que estas reformas deben ser analizadas prudentemente, por lo que su implementación no es tan urgente.

- ¿Cuáles son las perspectivas de Standard & Poor’s para Perú hacia el 2020?

Consideramos que la economía peruana podría crecer alrededor de 3,7% el próximo año, basada, entre otros factores, en una aceleración de la inversión pública. Sería importante alcanzar este índice de crecimiento, puesto que mostraría una interesante recuperación. No obstante, debemos esperar a ver cómo ocurren las cosas.

Obviamente, hay una mayor cautela por parte de los inversionistas, pero, en términos generales, la situación es manejable y no amerita cambios en la calificación crediticia. Además, es importante destacar el compromiso del Gobierno peruano por cumplir con los objetivos en cuanto a la reducción del déficit fiscal y de proponer importantes reformas para reforzar el marco institucional.

- ¿Qué sectores tendrían impacto positivo en la recuperación económica el próximo año?

La minería seguirá siendo uno de los pilares del crecimiento económico, a la que se sumará la construcción. Hay proyectos que podrían ejecutarse en el 2020, como obras del proceso de reconstrucción que aún faltan concretarse.

Calificación. En junio del 2018 y marzo de este año, las agencias Standard and Poor’s (S&P) Global Ratings y Fitch Ratings mantuvieron, respectivamente, la calificación del Perú en BBB+ con perspectiva estable.

La agencia internacional Moody’s mantuvo la calificación soberana de largo plazo del Perú en grado de inversión A3, con perspectiva estable.

Con esta ratificación, el Perú es el único país de América Latina que pudo mantener su calificación crediticia con perspectiva estable en las tres principales calificadoras.