Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este lunes al Congreso que recorte los fondos para ayuda extranjera y el Departamento de Estado, y que aumente el gasto para el Ejército y el muro que quiere construir en la frontera con México.

El Congreso seguramente rechazará el presupuesto de US$4,7 billones del republicano, y los líderes demócratas advirtieron este domingo a Trump para que no se repita la guerra por los fondos del año pasado, que llevó a una paralización parcial del gobierno federal que duró cinco semanas.

Este año, las cosas parecen más complicadas. La fecha del 1 de octubre para un acuerdo que mantenga el gobierno en funcionamiento coincide con la fecha para elevar el límite de deuda.

Sin un aumento en el límite, el gobierno se arriesgaría a un incumplimiento de pagos, lo que impactaría a la economía mundial.

El presupuesto de Trump pide US$8.600 millones para construir un muro en la frontera sur, más de seis veces lo que el Congreso le otorgó para proyectos fronterizos en cada uno de los últimos dos años fiscales.

Trump pidió que los gastos de defensa aumentaran en un 4% a US$750.000 millones. El presupuesto prevé recortes de fondos de un 23% para el Departamento de Estado y de 31% para la Agencia de Protección Ambiental. La Casa Blanca también propuso reformas a los programas de gastos obligatorios como los cupones de alimentos para recortar US$22.000 millones en gastos.

Incluso con los recortes, que la Casa Blanca dijo que sumarían hasta US$2,7 billones en ahorros durante una década, la oficina de presupuesto dijo que las cuentas no se equilibrarían hasta 2034, superando la perspectiva tradicional de 10 años.

Los recortes fiscales han sido una prioridad para la Casa Blanca y el Congreso en los últimos años, en lugar de la reducción del déficit, que llegó a 900.000 millones en 2019, y la deuda nacional se ha incrementado a US$22 billones.