Buenos Aires. El presidente argentino Alberto Fernández dijo este miércoles que "no es posible que los precios sigan subiendo" y sostuvo que esa situación "tiene que parar", al tiempo que ratificó que el gobierno será "inflexible" ante la suba.

"No es posible que los precios sigan subiendo; eso debe parar porque no tiene lógica y vamos a ser inflexibles", aseguró al participar de un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), con la participación de los principales empresarios del país.

Por otra parte, Fernández hizo un llamado a los empresarios "que están más cómodos que los demás" y les dijo: "No podemos vivir en una sociedad donde vemos que el hambre consume a varios sectores".

En relación al campo, el mandatario aseguró que "es un socio estratégico" del Gobierno y destacó que quedó "demostrado que dialogando las cosas salen bien", al tiempo que exhortó a "trabajar con la industria".

"El 10 de diciembre del año pasado, la Argentina pudo tomar el volante y girar para no caer en el precipicio; estábamos arriba de un colectivo que se había empecinado en acelerar en el mismo rumbo”, señaló Fernández.

Fernández resaltó que el país "necesita volver a encender la economía y reactivar el mercado interno como paso previo para incentivar las exportaciones" y aseveró que "necesitamos industriales comprometidos con el país".

"El 10 de diciembre del año pasado, la Argentina pudo tomar el volante y girar para no caer en el precipicio; estábamos arriba de un colectivo que se había empecinado en acelerar en el mismo rumbo”, señaló.

En ese marco, agregó que, desde que asumió el Gobierno, se logró "cambiar la lógica de la especulación financiera por la lógica de la producción y con la producción en marcha regresa el trabajo, y con el trabajo volvemos a enfrentar la pobreza y el hambre".

"Es inadmisible e increíble el nivel de deuda" tomada por el país en el gobierno anterior. "El endeudamiento tiene sentido si es para que Argentina crezca, pero no es una buena idea para financiar el déficit público", criticó.

Por último, el presidente Fernández afirmó que no va a "firmar nada que lastime a los que producen, a los que trabajan y a los más pobres de la Argentina", en el marco de las negociaciones para una reestructuración de la deuda que lleva adelante el gobierno nacional.