El Banco Central de Venezuela eliminará a partir de este viernes, 1 de octubre, seis ceros a su moneda local e introducirá el bolívar digital.

Según la institución central, el cambio de escala monetaria y la introducción de una moneda digital se apoya en la "profundización y el desarrollo de la economía digital en Venezuela".

Esta semana, la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, explicó que la reconversión monetaria no implicaría cambios en el valor del bolívar. "No estamos afectando en absoluto el valor del bolívar. A partir del primero de octubre el bolívar seguirá valiendo exactamente lo mismo", detalló el pasado lunes.

Asimismo, indicó que en la banca nacional pública y privada venezolana ya hay billetes de 5 y 10 bolívares de la nueva reconversión, que circularán a partir del próximo lunes, 4 de octubre, fecha a partir de la cual los bancos abrirán al público para facilitar las transacciones relacionadas con la entrada en vigor de los nuevos billetes.

Tercera reconversión en menos de 20 años. No es la primera reconversión monetaria que el país latinoamericano ha experimentado en los últimos años. En 2007 el país decidió eliminar tres ceros a la moneda, y en 2018 volvió a repetir la operación, aunque aquella vez se eliminaron ocho ceros al bolívar.

En la actualidad, Venezuela es el país que posee el 'récord' de la mayor inflación a nivel mundial. Según datos del Banco Central de Venezuela, en 2020 alcanzó un nivel del 2.959,8%, y según estimaciones del FMI, este año cerrará en un nivel del 5.500%.

El Banco Central anunció en agosto que la nueva reconversión y la introducción del bolívar digital "constituye un hito histórico necesario en un momento en que el país comienza el camino de la recuperación económica", tras una crisis provocada por el "brutal ataque" a la economía y la moneda venezolana, así como "la criminal aplicación de un bloqueo económico y financiero".

El organismo también aprovechó para aclarar que la introducción del bolívar digital no afectará al valor de la moneda, por lo que la divisa local "no valdrá ni más ni menos", solo se utilizará para facilitar su uso en una escala monetaria más sencilla.

Asimismo, señaló que con el objetivo de mantener la inclusión de todos los venezolanos, el organismo seguirá atendiendo la emisión del bolívar en su expresión física. "Convivirán el bolívar físico y el bolívar digital en un proceso dirigido a rescatar su fortaleza y su referente como expresión de nuestra economía", matizó.

Por otra parte, el instituto emisor indicó que, además de las acciones anunciadas, Venezuela se encuentra en un proceso progresivo de modernización de sus sistemas de pago. Recientemente inició sus operaciones el nuevo sistema de intercambio de mensajería financiera, con el foco puesto en promover la independencia de sistemas extranjeros para las operaciones bancarias del país latinoamericano.