Nueva York. Las autoridades de bancos centrales deben sumar estímulos de forma temprana para lidiar con la muy baja inflación cuando las tasas de interés están cerca de cero y no pueden esperar que se produzca un desastre económico, dijo este jueves el jefe de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams.

En lo que se leerá probablemente como un sólido argumento en favor de una rápida acción para que la Fed recorte las tasas este mes, afirmó que una de las lecciones de su investigación es que, cuando las tasas y la inflación son bajas, las autoridades no pueden darse el lujo de "guardarse algo" y esperar que se concreten posibles problemas económicos.

"Es mejor tomar medidas preventivas que esperar que ocurra el desastre", afirmó Williams en comentarios preparados para pronunciarlos en una conferencia de banqueros centrales en Nueva York. "Cuando sólo tienes tanto estímulo a tu disposición, vale la pena actuar rápidamente para reducir las tasas a la primera señal de problemas económicos".

En las últimas semanas, las autoridades de la Fed han identificado una serie de preocupaciones que creen podrían terminar con lo que es ahora la mayor racha de expansión económica de Estados Unidos en los registros.

Las principales preocupaciones incluyen la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que afectó la confianza de las empresas, una desaceleración de la actividad manufacturera a nivel mundial y una inflación por debajo del objetivo de la Fed del 2%.

Williams parecía particularmente preocupado por la inflación, con la medida favorita de la Fed sobre los precios a un ritmo anual de un 1,6%.

Tomar medidas rápidas para reducir el costo del crédito de cara a "condiciones económicas adversas" y mantener las tasas bajas por mayor tiempo, dijo Williams, "debería vacunar a la economía y protegerla de la enfermedad más perniciosa de una inflación muy baja".