Pasar al contenido principal
AMLO busca cimentar su legado con reformas poco probables y allanar camino a su partido para elecciones
Lunes, Febrero 12, 2024 - 08:30
AMLO Reuters

Ya que el oficialista Morena carece de mayoría calificada en el Congreso -necesaria para cambiar la Carta Magna-, es poco factible que gran parte de las propuestas presidenciales sean aprobadas en la actual legislatura, que culmina a fines de abril.

A pocos meses de finalizar su mandato, el presidente mexicano propuso un ambicioso paquete de reformas a la Constitución que, según analistas, estaría encaminado a consolidar su legado, encumbrar a sus candidatos para las elecciones de junio y poner contra las cuerdas a sus opositores.

El propio Andrés Manuel López Obrador ha admitido que difícilmente muchas de esas 18 reformas a la Carta Magna y dos legales sean aprobadas en el Congreso en los próximos meses, y que busca colocarlas en el centro del debate electoral a medida que la carrera por la presidencia va calentando motores.

"Vienen las elecciones y el pueblo va a decidir. Y una elección no es nada más para ver qué candidato gana, (...) una elección es también para definir un proyecto de nación", dijo la semana pasada el presidente, conocido como AMLO, al ser consultado sobre por qué presentó las propuestas en la recta final de su mandato, que culmina el 1 de octubre.

Las reformas abarcan un amplio abanico de temas: cambios al sistema de pensiones, aumento del salario mínimo por encima de la inflación anual, elección de jueces y de consejeros del árbitro electoral por voto popular, eliminación de los organismos autónomos y reguladores y reducción de miembros del Congreso, entre otros.

"Este paquete legislativo busca consolidar su legado cambiando muchas de las instituciones establecidas desde la década de 1980 que, según él, fueron diseñadas para beneficiar intereses particulares", opinó Daniel Kerner, de la consultora Eurasia. 

"Si bien López Obrador sabe que la mayoría de sus propuestas no lograrán la aprobación antes de las elecciones, espera que den forma a la agenda de la próxima administración. El presidente siempre ha estado preocupado por mantener su legado", agregó.

Ya que el oficialista Morena carece de mayoría calificada en el Congreso -necesaria para cambiar la Carta Magna-, es poco probable que gran parte de las propuestas presidenciales sean aprobadas en la actual legislatura, que culmina a fines de abril. De hecho, algunos partidos de oposición ya adelantaron que solo respaldarán un puñado de ellas.

Dada la amplia ventaja en las encuestas de la candidata del oficialismo a la presidencia del país, la exalcaldesa capitalina Claudia Sheinbaum, analistas concuerdan en que el mandatario está concentrado en que el gobernante Morena logre recuperar la mayoría calificada en ambas cámaras del Congreso, lo que le permitiría profundizar su proyecto de nación, que él ha denominado "Cuarta transformación".

"JUGADA MAESTRA"

La reforma ha puesto a la oposición entre la espada y la pared.

Si los partidos de oposición se niegan a aprobar las propuestas más populares del mandatario se arriesgan a ser percibidos como los responsables de frenar avances positivos para el país, por lo que los mexicanos optarían por darle su voto a Morena, dijeron analistas.

Por el contrario, si el Gobierno logra que todas -o algunas- de sus reformas se aprueben, será un triunfo que denote la necesidad de continuar con una administración morenista, a pesar de que algunas tienen el potencial de socavar el sentimiento de los inversionistas y afectar las arcas públicas, como en el caso de una acotada reforma a las pensiones.

"Sin duda, el presidente ha hecho un cóctel interesante con esta decisión: domina la agenda mediática, ofrece a sus candidatos un guión electoral popular y obliga a la oposición a definirse y los pone a la defensiva", opinó Antonio Ocaranza, consultor y exportavoz del expresidente Ernesto Zedillo.

La oposición asegura que las reformas presentadas por AMLO son un velo para tapar sus malos resultados en materia de seguridad, salud y, más recientemente, escasez de agua.

"Las propuestas ayudan a tener otros temas de discusión. ¿De qué quiero que la gente hable: de pensiones o de inseguridad? El tema de pensiones o del salario es mucho más sensible y cercano a la gente que la inseguridad", dijo Ocaranza. 

"Ha sido una jugada maestra para dominar la conversación hasta el día de la elección", agregó.

Países

Autores

Reuters