Acciona Energía ha puesto en marcha el complejo fotovoltaico Malgarida, situado en el desierto de Atacama, en Chile, país donde eleva ya a 922 megavatios (MW) su potencia renovable instalada, tras invertir en esta planta US$ 169 millones.

Con 238 MW 'peak' y junto con el centro Malgarida II, Acciona Energía generará anualmente 654 gigavatios hora (GWh) de electricidad limpia, equivalentes a la demanda de unos 280.000 hogares chilenos, lo que permitirá evitar la emisión de unas 512.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

Las nuevas instalaciones están formadas por 580.000 módulos fotovoltaicos asentados sobre estructuras de seguimiento horizontal, que se han instalado en una superficie de 535 hectáreas, una de las zonas con el mayor nivel de radiación del mundo.

"Hemos realizado un gran esfuerzo constructivo y de gestión para sacar adelante la cartera de proyectos contemplada en nuestro plan de desarrollo", afirma el director para Sudamérica de Acciona Energía, José Ignacio Escobar.

En Chile, la compañía puso el año pasado en operación el parque eólico Tolpán Sur (84 MW) y la planta fotovoltaica Usya (64 MWp) e inició la construcción de Malgarida, que ya está inyectando energía al sistema eléctrico nacional, reforzando la posición de Acciona Energía como el principal operador exclusivo de energías renovables en el país.

Su cartera operativa en Chile está compuesta por tres parques eólicos --Punta Palmeras (45 MW), San Gabriel (183 MW) y Tolpán Sur (84 MW)-- y cinco plantas fotovoltaicas --El Romero (246 MWp), Usya (64 MWp), Almeyda (62 MWp) y el complejo de Malgarida (238 MWp) - con una capacidad instalada total de 922 MW.

Durante el último año, la compañía ha incrementado, a su vez, su cartera de clientes corporativos, de la que forma parte Movistar Chile, Google, Falabella, Nueva Atacama, LATAM Airlines Group, la Empresa Nacional de Minería de Chile (Enami), la estatal Econssa, K+S, Winpack y la agrícola Garcés Fruit, entre otros.