Fráncfort.- Grupos climáticos como Greenpeace y Deutsche Umwelthilfe pidieron este lunes la prohibición de los vehículos utilitarios deportivos (SUV), como parte de una campaña más amplia para frenar la contaminación por la industria automotriz.

Los fabricantes de automóviles deberían dejar de desarrollar automóviles grandes y pesados y vehículos con motores de combustión, dijo el consorcio “Exit” en una conferencia de prensa en la víspera del salón del automóvil de Fráncfort.

“Mientras sean los SUV y no los pequeños vehículos eléctricos los que dominen el transporte automotor, los automóviles seguirán siendo un problema para nosotros, los activistas climáticos”, dijo el consorcio.

El presidente ejecutivo de Volkswagen, Herbert Diess, acordó reunirse con activistas de “Sand in the Gearbox” (Arena en la transmisión) para un debate sobre la industria automotriz el lunes por la noche.

Los vehículos híbridos pueden ayudar a reducir la contaminación por dióxido de carbono, dicen los fabricantes de automóviles

El fabricante de automóviles alemán se prepara para lanzar una serie de vehículos híbridos y eléctricos para tratar de enterrar un escándalo por trampas en la medición de emisiones de diesel, que ha costado a la compañía más de 30.000 millones de euros (US$33.000 millones) en reparación y multas.

Los vehículos híbridos pueden ayudar a reducir la contaminación por dióxido de carbono, dicen los fabricantes de automóviles.

“Estos argumentos falsos presentados por la industria son exactamente la razón por la que estamos saliendo a la calle”, dijo una portavoz de Sand in the Gearbox, que pidió un bloqueo de la Feria del Automóvil de Fráncfort y un mayor uso de bicicletas.

Los activistas dicen que las pérdidas de empleo entre los 800.000 trabajadores de la industria automotriz en Alemania podrían recuperarse con el aumento de inversiones en transporte público y ferrocarriles.