La empresa financiera JP Morgan lanzó un duro pronóstico para las aerolíneas locales, las cuales mantienen operaciones suspendidas en hasta un 70% a causa del coronavirus.

La firma emitió una proyección -publicada por Bloomberg- en base al peor escenario: las aerolíneas latinoamericanas sobrevivirían entre 3 y 10 meses si cancelan el 100% de sus itinerarios y mantienen a todos sus aviones en tierra, algo que no ha ocurrido.

Si lo anterior sucediera, Latam Airlines quebraría en 4 meses; la colombiana Avianca en 3 meses y la brasileña Gol en 5 meses.

En tanto, Azul tendría que someterse a una quiebra en 5 meses y Copa resistía un poco más (10 meses).

La sugerencia de empresa financiera para el transporte aéreo es renegociar las condiciones de pago con sus arrendadores, sin descartar ayuda gubernamental.

JP Morgan subrayó que su pronóstico es en base al peor escenario, ya que ve poco probable que quiebren si toman medidas de ajuste, las cuales ya pusieron en marcha.

Por ejemplo, tanto Latam como otras aerolíneas han negociado con sus sindicatos reajustes de sueldo a fin de mantener los contratos.

La sugerencia de empresa financiera para el transporte aéreo es renegociar las condiciones de pago con sus arrendadores, sin descartar ayuda gubernamental.

Sector golpeado. Las principales compañías aéreas del mundo han adoptado duros y drásticos reajustes. La alemana Lufthansa redujo hasta el 90% sus capacidades, mientras su filial Austrian Airlines optó por suspender todos sus vuelos hasta el 28 de marzo.

En la misma línea, el International Airlines Group (IAG) -propietario de British Airways, Iberia y Vueling entre otras- planeó recortar su capacidad en “al menos 75%” en abril y mayo.

También el grupo formado por Air France y la holandesa KLM anunció que en los próximos dos meses reducirá entre 70% y 90% su oferta.

Air Canadá recortó también a la mitad su capacidad a partir de abril.