Sao Paulo. La aerolínea brasileña Azul hizo un nuevo intento de comprar algunas de las rutas más codiciadas de la aerolínea en bancarrota Avianca Brasil, ofreciendo US$145 millones y revirtiendo la decisión de no participar.

Avianca Brasil se declaró en bancarrota en diciembre, iniciando una feroz batalla por sus activos en los aeropuertos, así como sus derechos de aterrizaje y despegue en diferentes terminales aéreos, que esperaba vender en una subasta que se suspendió indefinidamente.

Azul había estado fuera de la escena durante semanas con respecto a la subasta, superada por los competidores Gol y Latam Airlines, lo que había provocado una ruptura entre los operadores. Habían firmado un compromiso vinculante para ofertar por lo menos US$70 millones cada uno antes de la subasta.

La propuesta de Azul es US$5 millones más alta de lo que ofrecen Gol y Latam. Pero no estaba claro si será aceptado y permanecerá en manos de un juez brasileño.

El plan de Gol y Latam causó una ruptura entre los operadores y llevó a Azul a abandonar el grupo de la industria de las aerolíneas ABEAR, en el que Gol y Latam también son miembros, y a negar cualquier interés adicional en los activos y criticar a sus competidores.

"Esencialmente, lo que hicieron fue tener un plan de cierre para mantenernos fuera", dijo a Reuters el director ejecutivo John Rodgerson la semana pasada, refiriéndose a Gol y Latam. "Creo que la forma en que actuaron fue inapropiada".

Avianca Brasil comparte una matriz corporativa, Synergy Group, con Avianca Holdings, que tiene su sede en Colombia.