La aerolínea brasileña Gol Linhas Aéreas Inteligentes registró unas pérdidas netas atribuidas de 4.962 millones de reales brasileños (US$882 millones) en el año fiscal 2020, frente a unos beneficios de 691,6 millones de reales (US$122 millones) en 2019, según las cuentas anuales de la compañía presentadas este jueves.

La empresa ha explicado que las pérdidas están asociadas principalmente a la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19, que ha afectado a la industria aérea.

La facturación de la compañía en 2020 se contrajo un 54% respecto al año anterior, hasta los 6.400 millones de reales (US$1.137 millones).

Durante el año, Gol redujo un 50,8% su oferta, mientras que la demanda cayó un 51,9%. Por su parte, el factor de ocupación fue del 80,1%, 1,9 puntos porcentuales por debajo de un año antes.

En cuanto al número de pasajeros, la aerolínea registró un total de 16,7 millones, un 54% menos que en 2019, cuando alcanzó los 36,4 millones de pasajeros.

En 2020, el resultado bruto de explotación ajustado (Ebitda) alcanzó los 2.469 millones de reales brasileños (US$438 millones), un 43,5% menos que el año anterior.

Por otro lado, Gol registró un beneficio neto de explotación ajustado de 1.554 millones de reales brasileños (US$276 millones) en 2020, lo que supone un descenso del 41,2% respecto a 2019.

Respecto al último trimestre de 2020, la cifra de negocio creció un 27% en comparación con el trimestre anterior, registrando 1.900 millones de reales (US$337 millones). Esta cifra supone un descenso del 50,3% con respecto al mismo periodo de 2019.

Mejores perspectivas. Las previsiones de la aerolínea para el primer trimestre de 2021 apuntan a que los ingresos caigan un 10% en comparación con el último trimestre del año anterior, con una flota de 74 aviones.

Asimismo, la aerolínea espera alcanzar los 1.900 millones de reales (US$337 millones) en liquidez y 14.300 millones de reales (US$2.542 millones) de deuda neta ajustada.