Dublín. La Agencia Internacional de Energía (AIE) está muy preocupada por el impacto que las tensiones en Oriente Medio podrían tener en la seguridad de la energía global, y tomará medidas si se diera alguna disrupción física en los suministros, dijo este lunes el director ejecutivo de la entidad.

"Estamos muy pendientes de la situación y muy preocupados", dijo Fatih Birol durante una rueda de prensa. "En caso de disrupción física, estamos dispuestos a actuar de forma apropiada".

El jefe de la AIE agregó que no se había registrado un gran impacto en los precios del barril debido al fuerte crecimiento en los precios del petróleo de esquisto estadounidense.

Los precios del petróleo subían este lunes, ampliando el fuerte avance de la semana previa que había sido apoyado por la tensión entre Irán y Estados Unidos, mientras el mercado esperaba nuevas sanciones de Washington contra Teherán.

Sin embargo, la probabilidad de una menor demanda contenía el avance.