Buenos Aires. El candidato opositor argentino, Alberto Fernández, respaldó el emblemático proyecto del tren Norpatagónico que impulsa el actual ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y dijo que podría extenderlo hasta Chile para darle una segunda salida hacia los puertos del Pacífico.

El boceto original ideado por el ministro Dietrich bajo la modalidad de Participación Público Privada (PPP), contempla la renovación de 700 kilómetros de vías y la construcción de otros 83 Km nuevos hasta la localidad de Añelo, pero tras la crisis macroeconómica, el proyecto terminó en naufragio.

En un mensaje grabado junto al candidato a intendente de Bahía Blanca, Federico Subsielles, ciudad que actuaría como cabecera de esta línea ferroviaria, Fernández dio el espaldarazo al proyecto y su visión de extenderlo para lograr una salida al Atlántico.

"Bahía Blanca es una ciudad demasiado importante por su puerto, por su polo petroquímico. Hay que ver de qué modo podemos unir Vaca Muerta por vía ferroviaria con Bahía para que se convierta en el puerto de salida por el Atlántico de este nuevo polo pujante que es Vaca Muerta”, afirmó el candidato presidencial.

El proyecto requiere de 86 nuevos kilómetros del lado argentino y 190 del lado chileno y se estima que la inversión rondaría los US$1.000 millones.

Según el entorno de Fernández, la construcción de las dos líneas férreas es importante porque el principal problema de Vaca Muerta es la infraestructura.

En declaraciones al medio digital La Política Online (LPO), fuentes peronistas dijeron que no habría problemas con el financiamiento de la idea original dado a los pocos kilómetros adicionales que habría que construir y confían en el apoyo del mercado.

Firmas como Ferrosur, Ferroexpreso Pampeano, de Techint y Pampa Energía, han mostrado interés en el proyecto.

Sin embargo, sobre la propuesta de extenderlo para que tenga una salida al Atlántico, las fuentes peronistas consultadas por LPO se mostraron más cautelosas. 

 

El tramo a construir iría desde la punta de rieles en Zapala (Neuquén) hasta la localidad chilena de Lonquimay, donde la traza empalmaría las vías existentes que llegan hasta el puerto de Talcahuano.

En total, el proyecto requiere de 86 nuevos kilómetros del lado argentino y 190 del lado chileno y se estima que la inversión rondaría los US$1.000 millones, cifra a compartir con el país vecino.

Alberto Fernández confía en que la magnitud del recurso será de tal importancia que ya está trabajando para montar la infraestructura necesaria para evacuarlo por ambos océanos, publicó el medio argentino.

*Con información de La Política Online (LPO).