En su tercera conferencia matutina de este semana el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó claro que el robo de combustible o "huachicoleo”, se combatirá dentro y fuera de Pemex, para lo cual se creó un plan con el objetivo de evitar esta práctica donde la corrupción juega un papel importante.

Desde Palacio Nacional, informó que lo que se roba cada año en gasolinas representa el presupuesto de la UNAM, 60% de lo que se destinará a las pensiones de adultos mayores y es 60 veces más lo que se invertirá en la creación de 100 universidades públicas, ademas de que representarían tres años de robo de combustible el equivalente a lo que costaría una refinería, por lo que convocó a los trabajadores de Pemex para apoyar a que se logre el propósito de cero corrupción, lo que dijo permite esta practica.

El primer mandatario mexicano dio a conocer un número telefónico (01-800-228-9660) para denunciar el huachicoleo, pero pidió no hacer mal uso de dicha línea.

También llamó a los concesionarios y dueños de gasolineras en el país para que no vendan gasolinas robadas, así como a los compradores, contratistas, transportistas y ciudadanos, para evitar adquirir combustibles ilícitos, que han sido “robados a la nación y al pueblo”, sentenció.

Cifras. Según datos presentados en la conferencia por el director de Pemex, Octavio Romero, en 2016 el robo de combustible representó unos 30.800 millones de pesos, monto que se disparó en un 63% en 2017, a 50.100 millones de pesos (US$1545 millones), y a 66.300 millones de pesos (US$3.326 millones) en el 2018, un 32% más que el año previo.

El robo de combustible también ha llevado a parar actividades de refinerías y desatando la violencia de cárteles que se dedican a este ilícito.

Romero dijo que el 20 de diciembre hubo ceses de funcionarios vinculados al área de logística de Pemex, que maneja el control de los ductos, luego de lo cual se registró un descenso en el robo de combustible.

"Hay la hipótesis de que, de todo el robo, solo el 20% se da con la ordeña de ductos, que es una especie de pantalla, que la mayor parte tiene que ver con un plan que se opera con la complicidad de autoridades y con una red de distribución", dijo el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Actualmente las secretarías de la Defensa y de Marina tienen presencia en 73 instalaciones de Pemex enfocadas solo en seguridad.

El plan incluirá a 15 dependencias del Gobierno federal, dijo López Obrador, que asumió la presidencia el 1 de diciembre, y también contempla impulsar una reforma constitucional para que el robo de combustible sea considerado un delito grave.

* Con información de El Economista de México y Reuters.