Bogotá.- Un nuevo ataque con explosivos contra el oleoducto colombiano Caño Limón-Coveñas provocó este viernes derrame de crudo en el río Catatumbo, informó Ecopetrol, que no reportó víctimas fatales ni heridos por el atentado atribuido por las Fuerzas Militares a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional(ELN).

El ataque, el décimo tercero en lo que va del año, se registró en zona rural del municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander.

"El ataque produjo rotura del oleoducto y caída de crudo al río Catatumbo", dijo un comunicado de la petrolera Ecopetrol. El río Catatumbo, de 450 kilómetros de longitud, nace en Colombia y desemboca en el Lago de Maracaibo, tras recorrer 210 kilómetros en territorio venezolano.

La frecuente parálisis del oleoducto no ha afectado las exportaciones ni el bombeo en el campo Caño Limón, ubicado en el departamento de Arauca y operado por Occidental Petroleum, debido a que está utilizando el oleoducto Bicentenario para transportar los 50.000 barriles diarios de crudo producido.

El bombeo de crudo por la tubería de 773 kilómetros de longitud y con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo estaba suspendido en el momento del ataque, dijo una fuente de Ecopetrol.

Los ataques son atribuidos por el Gobierno y las Fuerzas Militares a la guerrilla del ELN, conformada por unos 2.000 combatientes y considerada como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

El presidente Iván Duque descartó la posibilidad de iniciar una negociación con ese grupo rebelde hasta que suspenda los secuestros y hostilidades.

El grupo guerrillero, que justifica sus ataques con el argumento de que las empresas multinacionales petroleras y mineras se apoderan de los recursos naturales del país, se niega a suspender unilateralmente sus hostilidades como lo exige Duque para comenzar un diálogo de paz que permita acabar por completo el viejo conflicto que ha dejado 260.000 muertos.