Río de Janeiro. El aumento del uso del teléfono móvil en Brasil (cerca del 88% de la población del país tiene al menos un celular) motivaron una carrera entre las compañías de telefonía para ofrecer mejores servicios y con ello, las inversiones del sector totalizaron un récord de 20.500 millones de reales (US$5.325 millones) en los primeros nueve meses de este año, un 12% más en comparación con el año pasado.

Según un informe del sindicato de las compañías de telefonía móvil de Brasil (Sinditelebrasil), las inversiones en telefonía móvil se contrajeron desde 2013, cuando las empresas del sector invirtieron entonces 20.900 millones de reales (US$5.430 millones), hasta 2016, cuando volvieron a crecer.

Según explicó el presidente de Sinditelebrasil, Eduardo Levy, hay una expectativa de mejora de la economía del país, lo que facilita las inversiones de las empresas para poder llegar a más clientes.

"Nadie estaría invirtiendo si no estuviera viendo el crecimiento del tráfico de la telecomomunicación (su uso). La economía va mejorando", afirmó Levy.

Según él, la expectativa con la llegada del gobierno de Jair Bolsonaro es de nuevas políticas que pueden ayudar a aumentar la demanda del sector, como ahora disminuir los impuestos de los teléfonos móviles.

La calidad de internet podría mejorar si se instalan 4.000 antenas de comunicación en el país, algo que impide la fuerte burocracia, según la Sinditelebrasil.

Ello implicaría una mayor demanda de la población brasileña, lo que a su vez supondría una mayor recaudación de impuestos sobre el servicio. Desde 2016, el uso de la telefonía móvil se mantiene estable en el 88%.

Sinditelebrasil también se refirió a los problemas que enfrenta Brasil en la expansión de internet, principalmente el coste del derecho para pasar la fibra óptica por áreas concedidas por el gobierno, como carreteras y aeropuertos.

Aunque una ley reciente aprobó que no debe cobrarse, en muchas partes todavía se cobra por hacer pasar el cable de la fibra óptica en carreteras o aeropuertos, algo que encarece el servicio para el consumidor final.

La calidad de internet podría mejorar si se instalan 4.000 antenas de comunicación en el país, algo que impide la fuerte burocracia, según la Sinditelebrasil.

Según la entidad, estas antenas podrían generar 2.000 millones de reales (US$520 millones) en inversiones y cerca de 45.000 empleos, además de mejorar la recepción de la señal de internet en todo el país.